Ricky Rubio rompe su silencio y publica una emotiva carta recordando la muerte de su madre

Ricard Rubio Vives, más conocido como Ricky Rubio, es un reconocido jugador español de baloncesto que juega en los Phoenix Suns de la NBA.

Era conocido por todos sus fans que uno de los momentos de quiebre más devastadores a nivel personal y profesional, fue indudablemente el fallecimiento de su madre.

Tona Vives perdió la batalla contra el cáncer en el año 2016, a los 56 años de edad.

Recientemente, Ricky ha decidido romper su silencio publicando una emotiva carta en el portal “The Players Tribune”, a manera de tributo a su madre fallecida, que ha conmovido hasta las lágrimas a miles de personas.

El jugador de baloncesto ha abierto plenamente su corazón confesando el profundo dolor que supone perder al ser que más amas en este mundo y cómo le afectó a nivel personal, al punto de tener que afrontar una grave depresión, que afortunadamente logró superar con ayuda.

Primeramente, relató el desgarrador momento en que la noticia del cáncer llegó a su hogar:

“Escuché a mis padres llorar toda la noche. Apenas podían dormir. Yo tampoco pude. No sé cómo expresar cómo me sentía. Todo lo que quería hacer era hacer que mi madre se sintiera mejor. Y no sabía cómo. Estaba tan perdido. Al día siguiente no quería estar cerca de una cancha de baloncesto. Una parte de mí se rompió esa noche”.

“Esa temporada fue un infierno. Muchos altibajos. Más bajos que altos. Llamaba a mi papá casi todos los días para recibir actualizaciones. A veces tenía que colgar porque mi madre no se sentía bien, o necesitaba cocinarle una comida, o tenía que vomitar”, agrega en la carta.

“Pasaron dos meses más antes de que terminara la temporada. Hice lo que necesitaba hacer en la cancha. Pero fue muy difícil. Mi mente estaba muy lejos. Pensé en mi madre todo el tiempo. Después de nuestro último partido de la temporada con los Wolves, volé a casa nuevamente. Mamá murió unas semanas después”, continúa su conmovedor relato.

“Cuando alguien que amas muere, es como si una niebla te envolviera. Así fue para mí. Me sentí tan sin dirección…”

“La primera temporada después de su muerte, me despertaba y pensaba en llamarla. Me hizo querer romper mi teléfono. Pero no pude borrar su número. Incluso le envié mensajes de texto a veces. Todavía lo hago. Durante un tiempo, sentí que me estaba volviendo loco, como si estuviera hablando conmigo mismo. […] Durante la mayor parte de ese año estaba enojado. Culpé a muchas cosas. Culpé al baloncesto. Culpaba a las personas de mi alrededor por cómo me sentía. Le eché la culpa a todo”.

Pero indudablemente su madre no iba a dejar de velar por su amado Ricky. Y el deportista encontró la fortaleza que tanto necesitaba para encontrar el norte a su vida, lo que le hizo acreedor de importantes logros que se los dedica con orgullo a Tona.

“Todos los días trato de hacer algo para hacerla sentir orgullosa. Eso es lo que se merece. Somos un equipo. Nos tenemos para siempre. Te quiero mamá”, concluye Ricky.

Es realmente devastador escuchar a este joven que perdió a su madre con apenas 26 años. Pero es conmovedor a la vez ver cómo la tiene presente en cada segundo de su vida, estamos seguros que desde el más allá jamás se apartará de su lado. ¡Comparte esta noticia!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!