Responde a quienes la critican por ser de color y adoptar a 3 niños blancos

Treka Engleman nació en una familia grande y siempre supo que quería tener muchos hijos. Con el paso de los años comenzó a sentirse muy preocupada por aquellos niños que no contaban con un hogar y fue entonces que tomó la decisión de ser madre adoptiva, sin embargo ha comenzado a recibir todo tipo de críticas.

Es una mujer de tez morena y muchos aseguran que no debió haber adoptado niños blancos.

“Me han dicho que esto es una clara señal de que no me amo a mí misma”.

Elijah es un pequeño que nació sufriendo las graves consecuencias de la adicción de su madre. En el 2016, con tan sólo 6 días de vida, fue llevado a la casa de Engleman como hogar temporal.

Desde el primer día en que se conocieron, Treka supo que sería su hijo. Más adelante, la dedicada maestra abrió sus puertas a niñas de mayor edad pero que también necesitaban con urgencia de una familia.

“Somos como cualquier otra familia, pero somos de diferentes colores”.

Mercedes y Alexis son hermanas biológicas de 16 y 13 años. Para ellas no hay nada más importante que permanecer unidas y Treka quería ayudarlas. Por desgracia, el sistema no dejó que ambas llegaran a su casa.

Mercedes se había metido en problemas y tuvo que permanecer unos meses en una casa grupal en donde la ayudarían a mejorar su comportamiento. Esta situación fue devastadora para Alexis.

“Sabía que ellas necesitaban estar juntas. Alexis la extrañaba mucho”.

En el 2018, Mercedes llegó finalmente a la casa de Treka y todo comenzó a mejorar. Con la compañía de su hermana, ambas comenzaron a mejorar sus notas en la escuela y todos han forjado una relación muy especial.

La adopción de los tres niños se volvió oficial el primero de noviembre del 2019 y desde entonces personas de todo el mundo han comenzado enviar mensajes realmente desagradables a la dedicada madre.

“Escriben cosas como ‘Tantos niños de color buscando un hogar y tú sólo quieres adoptar niños blancos’”.

Para Treka, no hay nada más importante que el amor que siente por su familia. Para ella el color no es importante y sabe que todos los niños merecen de mucho cariño y de un techo en el que se sientan a salvo. Cuando salen a la calle muchos la confunden con la niñera pero ella hace caso omiso a todos estos comentarios.

La familia vive en la ciudad de Cincinnati en Ohio.

No hay dudas de que Treka es una madre ejemplar y admirable. El mundo entero debería celebrar su enorme corazón.

Comparte su historia, necesitamos una sociedad que juzgue menos y ayude más.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!