Recibe un reconocimiento como «la niña del año» por crear un dispositivo que salva vidas

Para las mentes brillantes la edad no es una limitante. Cada día son más los casos conocidos de pequeños genios que ponen toda su inteligencia al servicio de la sociedad y el nombre de Gitanjali Rao destaca de manera especial en este 2020.

La científica de 15 años de edad que vive en Colorado, Estados Unidos, ha sido nombrada como la niña del año por la revista Time, debido a su investigación sobre la presencia de plomo en el agua potable.

Gitanjali también creó una nueva aplicación que detecta el acoso cibernético.

Roa demostró una admirable pasión por la ciencia desde temprana edad y a sus 10 años inició lo que hasta ahora es su más grande proyecto.

Esta chica descubrió la tecnología de sensores de nanotubos de carbono que utiliza moléculas para determinar la presencia de sustancias químicas en el agua.

A los 12 años la colegiala obtuvo la mención honorífica como Joven Científica de Estados Unidos, gracias al sensor de detención de plomo que creó y bautizó como Tethys.

El uso de este dispositivo portátil se mantiene vigente, siendo incluso más rápido y eficaz que otras técnicas. El invento de Roa es fácil de usar de modo que cualquier persona pueda verificar la pureza del agua antes de consumirla.

Tethys funciona mediante un dispositivo central, un procesador de carcasa con una extensión Bluetooth, una batería de 9 voltios y una ranura para ingresar un cartucho de prueba de plomo desechable.

La persona sólo debe conectar el aparato a su teléfono mediante el Bluetooth y abrir la aplicación móvil que desarrolló la pequeña. De este modo cualquiera puede saber en cuestión de segundos si el agua que consume es segura.

El camino de Roa a este reconocimiento no fue sencillo. La chica compitió entre un grupo de 5.000 postulantes pero los jueces se inclinaron hacia esta pequeña científica por su compromiso en el desarrollo de dispositivos que funcionan para solucionar problemáticas sociales.

A su corta edad, la estudiante de la STEM Highlands Ranch se percibe como una científica diferente pues sabe que está rompiendo ciertos estereotipos existentes alrededor de la ciencia. 

«No me veo como el científico típico. Todo lo que veo en la televisión son científicos mayores y generalmente blancos»

Esta pequeña desea estudiar genética y epidemiología en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y para cómo se pinta su vida seguramente lo lograra.

Pese a los aplausos que recibe la joven no desea ser exaltada, sino poder demostrar con su ejemplo que todos somos capaces de crear algo para hacer la diferencia. 

«Mi objetivo realmente ha cambiado pasando de no sólo  crear mis propios dispositivos para resolver los problemas del mundo, sino también de inspirar a otros a hacer lo mismo. Realmente quiero difundir ese mensaje: si yo puedo hacerlo, tú puedes hacerlo y cualquiera puede hacerlo”, dijo Roa.

No cabe duda de que el cerebro humano es realmente impresionante y cautiva aún más cuando todo su potencial se utiliza para el bien de los demás. Gitanjali Rao es una chica inspiradora y complace saber que esté recibiendo el crédito que merece.

Que el ejemplo de esta niña motive a la juventud a apostar por la ciencia y la labor social, comparte esta historia y que el mensaje de Rao llegue a muchas personas ¡Bravo prodigio!