Recibe un diploma en honor a su hermana fallecida a quien le prometió jamás faltar a la escuela

Alex Kunda, de Giorgia, nunca ha faltado a la escuela en 13 años y ha sido el estudiante más  abnegado de su clase. Todo esto a causa de una promesa hecha a su hermana fallecida.

Alex es un joven de buenos modales que asiste al Brunswick High School en Brunswick, y por increíble que parezca el chico nunca ha faltado a la escuela desde que estaba en el jardín de infancia.

Cuando tenía sólo 4 años de edad, Alex le hizo una promesa a su hermana Miranda: nunca faltaría a la escuela, por ningún motivo. Su hermana mayor murió después a causa de una hepatitis autoinmune.

A Miranda le encantaba ir a la escuela y en el año escolar del 2006 hubiese recibido su diploma de asistencia perfecta. Sin embargo, ante su sorpresivo deceso fue su hermanito Alex quien recibió el honorable diploma.

 Todo esto tuvo un peso bastante significativo en la vida del chico.

Alex cruzó el escenario y me dijo: ‘Voy a hacer esto por ella’. Él iba a tener una asistencia perfecta en honor a ella”, dijo el Sr. Preston, padre de Alex.

En el momento de recibir el diploma póstumo de su hermana, el chico no había iniciado la escuela pero supo lo importante que esto era para su hermana y en honor a ella decidió continuar su racha de asistencia perfecta.

Este gesto ha sido algo bastante significativo para sus padres, quienes realmente ven con gran admiración el empeño que Alex puso para cumplir su promesa. Cualquier otro niño pudo haberla olvidado pero este chico no lo hizo.

Incluso en sus días de enfermedad resultaba difícil que el chico se ausentara de la escuela. Sus padres intentaron en más de una ocasión hacerlo desistir de su empeño y demostrarle que falta una que otra vez de su clase por un motivo especial no era tan grave, pero fue algo imposible de lograr.

En alguna oportunidad se ofrecieron a llevarlo a Disney World pues pensaban que el chico se estaba presionando demasiado, pero todo fue en vano. No hubo manera de hacerlo cambiar de opinión

“Un viernes, íbamos a sacarlo de la escuela. Y él dijo un no rotundo”, dijo Arlene, madre de Alex y Miranda.

Todo padre espera que sus hijos se amen y respeten el uno a otro, y Alex ha demostrado más que eso. Aunque su hermana falleció cuando él era sólo un niño, el chico ha mantenido su promesa por más de 13 años. Su actitud y compromiso se han convertido en la mejor manera que ha tenido para rendir honores a su ausente hermana, un ejemplo digno de admirar.

Comparte esta emotiva historia con tus amigos. Quizás otros tengan una forma distinta de honrar a sus parientes ausentes pero Alex ha encontrado la más emotiva y representativa para él.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!