Recibe la ayuda que necesitaba después de que se burlaran de él por vender helados

Sin importar el oficio que se desempeñe, el trabajo siempre será una actividad honrada. Pero sabemos que en este mundo existen personas algo injustas, a las cuales les gusta molestar y hacer sentir mal a otros por su condición.

Una actitud bastante común entre los adolescentes pues en esa edad muchos buscan llamar la atención. 

Sin embargo, nada de esto justifica los malos tratos. Por ese motivo, la comunidad entera reaccionó en apoyo a un pequeño de 14 años que fue humillado públicamente por vender helados.

En un vídeo que circuló por las redes sociales a principio del mes de septiembre se observa al pequeño Adam de Grajaú, en el estado Maranhão, Brasil, siendo molestado por un grupo de compañeros que se burlan por su oficio.

El pequeño estaba junto a su bicicleta y llevaba en brazos una cajita de polietileno, en la cual transportaba sus helados caseros.

Un grupo de “chicos malos” decidieron hacer burlas con un billete de 2$, en una actitud bastante bochornosa.

“Oye, el chico está llorando”, dice uno de los jóvenes que aparece en el vídeo.

Las imágenes causaron indignación colectiva después de que fueran compartidas en las redes, y las personas decidieron entrar en acción para ayudar al adolescente que vive junto a su madre, su padrastro y sus seis hermanos.

Mucha gente de buen corazón decidió intervenir y ayudar al chico comprando sus helados, donando comida, ropa y dinero para él y su humilde familia. Pero esto no fue todo, sino que la policía también colaboró y fueron los responsables de recolectar la ayuda que finalmente entregaron al chico.

Los oficiales llegaron a la casa de Adam, quien se llevó una grata sorpresa con los inusuales clientes pero lo cierto es que estos hombres tenían un mensaje especial para él.

“No tienes que avergonzarte para trabajar, nunca. Eres un ejemplo para todos. Todos vamos a comer helados ahora y te pagaremos”, dijo uno de los policías que visitó al pequeño.

Mira el vídeo de la visita. Al final aparece Adam bastante conmovido por el mensaje que le transmite el oficial.

Además de esto, uno de los padres de los chicos involucrados en las ofensas hacia Adam decidió disculparse por la acción de su hijo. De igual forma, otro de los jóvenes que participó en el vídeo visitó a Adam para disculparse personalmente. 

Aunque los jóvenes compartieron el vídeo para humillar al pequeño trabajador, el asunto salió de forma contraria pues los “brabucones” recibieron su merecido de parte de sus padres y esperamos hayan entendido la lección. Pero además, todo esto permitió darle visibilidad al caso de Adam y muchas personas se han sumado a la ayuda para él y su familia.

Finalmente el amargo episodio tuvo un desenlace feliz y justo. Comparte esta nota y que Adam sirva de ejemplo para muchos ¡El trabajo no deshonra a nadie!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!