Se despide de su bebé que nacería con la misma afección que acabó con la vida de su primera hija

Esta madre tenía el corazón roto tras descubrir que su futuro hijo padecía la misma condición que había acabado con la vida de su anterior bebé de 7 meses. Rachel Casella y su pareja Jonny estaban llenos de felicidad al descubrir que esperaban un segundo bebé.

La pareja se había sometido a cinco agotadoras rondas de fertilización in vitro (FIV) para poder concebir después de haber sufrido la pérdida de su primera hija, Mackenzie.

Rachael, es una oficial de la policía de Sydney, y descubrió que estaba embarazada nuevamente justo antes de Navidad. A pesar de la emoción, el terror de que la historia pudiera repetirse fue algo que la invadió de inmediato.

La primera hija de Rachel había fallecido a los 7 meses por atrofia muscular espinal (SMA) tipo 1, un trastorno neuromuscular terminal. Los padres no sabían que su pequeña había nacido con esta enfermedad, sino hasta después de su fallecimiento.

Al momento de consultar con su ginecólogo sobre las posibilidades de que el nuevo bebé también padeciera de atrofia muscular espinal, el especialista le comentó a los padres que existía un 75% de probabilidades.

Aun así debían esperar un tiempo prudente para poder saber el resultado. No fue sino hasta las 10 semanas de embarazo que Rachel pudo someterse a la prueba para descubrir si su bebé padecía la misma condición que le quitó la vida a su hermanita.

A través de una aguja introducida en su vientre, los médicos tomaron una muestra de la placenta. Desafortunadamente, los estudios confirmaron que la niña, Bella, también padecía de atrofia muscular espinal. La pesadilla de estos padres se había hecho realidad.

“Ayer obtuvimos los resultados. La bebé es una niña hermosa, que como Mackenzie tiene SMA. Ahora nos enfrentamos a tener que interrumpir médicamente el embarazo esta semana. Tengo que pasar los próximos días cargando con ella sabiendo que pronto se irá. No sé cómo despedir a nuestro bebé”, dijo Rachel.

La mujer decidió interrumpir su embarazo, sometiéndose a un proceso médico. Rachel recibió anestesia para realizar el procedimiento e insistió a los médicos que lo hicieran de forma sin que Bella se sintiera lastimada.

“No entiendo este mundo. Todo lo que quiero hacer es irme a la cama y no despertarme hasta que el mundo nos trate de manera justa. Hasta que esté embarazada de un bebé que pueda tener. Estoy harta de compartir el dolor, quiero compartir la felicidad y el amor”, comentó la desgarrada madre.

The Sun

Todas estas circunstancias han sido sumamente desgarradoras y extenuantes para Rachel y Jonny. Sin embargo, los padres no pierden la esperanza de poder tener un hijo que no padezca de la mortal enfermedad.

Por los momentos están agradecidos por el apoyo que han recibido en el hospital y también de sus familiares y amigos. Por ahora, la pareja ha decidido investigar más sobre esta enfermedad para darla a conocer mediante su testimonio. Lo que más anhelan es que otras familias no pasen por el dolor que ellos han pasado.

Rachel y Jonny intentan sanar sus pérdidas haciendo algo en pro de los demás. Por favor comparte su historia y alerta a las personas sobre esta cruel enfermedad.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!