«Quiero mejorar para cuidar a mi esposa» – Tras 60 años casados luchan por vencer la muerte

Desde los comienzos de la pandemia, especialistas del área salud advirtieron a todo el mundo que las personas de la tercera edad estaban bajo mayor riesgo. Cuando una pareja de abuelitos fue diagnosticada con COVID-19; su familia comenzó a temer lo peor. Gillian England y su esposo Michael han compartido todo tipo de aventuras a lo largo de los años y juntos emprendieron también la lucha para el coronavirus.

Michael y Gillian ya llevan 60 años de casados.

Los dulces abuelos fueron ingresados en el centro de salud Leicester Royal Infirmary el 17 de julio. Comenzaron a presentar varios síntomas que indicaban un problema respiratorio y finalmente las pruebas confirmaron lo que tanto temían.

De inmediato, comenzaron a recibir la mejor atención posible. El virus podía resultar especialmente duro para ellos, pero el dulce par estaba dispuesto a luchar por su vida.

“Quiero mejorarme para poder cuidar a mi esposa. Quiero estar allí para Gillian”, dijo Michael.

Para Michael lo más importante era seguir compartiendo con su querida esposa. Estaban durmiendo en habitaciones diferentes, pero él se las ingeniaba cada día para visitarla y tomar el té juntos. Pasaban horas enteras tomándose de la mano y parecía que su principal fuerza venía del enorme cariño que se tienen.

Gillian tiene 88 años de edad y Michael tiene 91.

En cuanto los médicos del lugar se dieron cuenta de lo especial que era su matrimonio, decidieron ayudarlos cada día para organizar las visitas más largas posibles y así subirles el ánimo.

“Mientras he estado en el hospital realmente no me ha faltado nada porque tengo a Gillian cerca y siempre la puedo visitar”, celebró el dulce Michael.

Finalmente, después de un par de semanas sus pruebas de coronavirus dieron negativo. En contra de todo pronóstico, lograron ganar la batalla contra la enfermedad que ha acabo con tantos. El momento en que ambos finalmente partieron, fue muy emotivo y especial para todos los médicos y enfermeras que se habían encariñado con ellos.

“Estoy muy agradecido con todo el personal. Siempre se aseguraron de que estuviésemos cerca. Nos hemos recuperado juntos y ha sido muy especial”, celebró Michael.

Para celebrar, todos hicieron una gran fila en el pasillo del hospital mientras los despedían. Son muchas las terribles noticias que el coronavirus nos ha ido dejando a lo largo de estos meses. Sin embargo, la recuperación de Michael y Gillian son la fuente de esperanza que tanto necesitamos.

No dudes en compartir esta historia para dar a conocer la emotiva recuperación de estos abuelitos. Parece que realmente no hay nada que pueda separarlos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!