Los obligan a desconectar a su hija de 9 meses del soporte vital “porque está sufriendo”

Tinslee Lewis, es una bebé de nueve meses que permanece en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Fort Worth, el Centro Médico Cook Children’s, conectada a un soporte vital.

Los médicos pretenden suspender el tratamiento que le administran a la paciente. Los padres se aferran a la ley de Texas que establece que los padres de la bebé disponen de 10 días para encontrar otro centro médico en caso de no estar de acuerdo con la decisión.

Tinslee nació prematuramente y fue diagnosticada con una rara enfermedad cardíaca, sufre enfermedad pulmonar crónica y una complicación de la presión arterial alta crónica severa.

Permanece hospitalizada desde que nació y desde el pasado mes de julio se mantiene conectada a un respirador artificial. Aunque su diagnóstico es complicado, los padres mantienen la esperanza de que podrá recuperarse.

Pero el personal del hospital dice que la bebé está sufriendo y pretenden desconectarla.

El pasado 11 de noviembre, un juez le otorgó a los padres de Tinslee una orden de restricción temporal que les permite encontrar otro hospital en un plazo que vence el próximo 22 de noviembre.

La abogada Kassi Marks, que defiende el derecho a la vida, declaró: “Es una ley terrible, esperamos que sea derogada o declarada inconstitucional y no sea usada contra personas tan vulnerables como Tinslee, de 9 meses”.

Los especialistas del Cook Children’s aseguran que han contactado a casi veinte hospitales alrededor del país y en ninguno consideran que su medida sea inadecuada.

Trinity Lewis, madre de la bebé, dice que su pequeña es una valiente luchadora y merece tener la oportunidad de seguir batallando.

¿Qué establece esa ley en Texas?

La legislación dice que cuando los médicos crean que el tratamiento para mantener con vida a un paciente debe suspenderse, pero la familia no está de acuerdo, puede remitirse el caso al comité de ética del hospital.

Si este comité aprueba la decisión de los médicos pueden emplear la “regla de los 10 días”, si el hospital o la familia no encuentran otro sitio donde ingresar al paciente, y a menos que el tribunal les otorgue una extinción del plazo, proceden a retirar el tratamiento.

Generalmente la familia habla con especialistas como un médico de cuidados paliativos y un consultor de ética.

La ley establecida en Texas en 1999 protege a los médicos que siguen el procedimiento de los juicios. En otros estados no se contempla esta medida.

¿Cómo surgió esta ley?

El objetivo de esta legislación era darle voz a las familias y a los médicos manteniendo los debates alejados de la sala del tribunal.

Tom Mayo, profesor de derecho de una conocida universidad de Dallas, dijo: “Creo que es importante que las familias sepan que son escuchadas, y que también se les ofrezca la oportunidad de comprender a los médicos”.

La legislación se elaboró con la participación de legisladores, abogados, médicos y grupos provida.

Los padres de la pequeña Tinslee reclaman que generalmente toma mucho más de 10 días encontrar un hospital al que se pueda trasladar a un paciente en condiciones tan graves.

La mayoría de las personas piensa que solamente los padres de Tinslee tienen derecho a decidir su destino. Dicen que moralmente, una medida como esa debe dejarse en manos de los pacientes y de sus familiares cercano.

Comparte este polémico caso y comenta tu opinión al respecto. Esperamos que los padres de la bebé logren encontrar la mejor solución.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!