«Quería tomar su mano» – El drama de una madre a la que le impidieron decirle adiós a su hijo

La crisis generada por el coronavirus ha significado incontables complicaciones para quienes necesitan atención en un hospital. Muchos pacientes han tenido que ver pospuestos sus tratamientos y enfrentar su delicado estado de salud sin el apoyo de sus familia.

Una madre se encuentra con el corazón roto al saber que su hijo perdió la vida rodeado de máquinas y sin contar con ningún familiar.

La familia vive en la ciudad de Melbourne en Australia.

Ben Stylo nació con una extraña condición genética, su sistema inmunológico se encontraba seriamente comprometido y cualquier bacteria podía resultar letal para él. 

Durante años, logró lidiar con su condición médica pero hace un par de meses su estado de salud comenzó a empeorar drásticamente.

La enfermedad de Ben se conoce como enfermedad granulomatosa crónica.

A pesar de que llevaba varios meses sintiéndose mal, Ben no quería ir al hospital. Sabía que no contaría con la compañía de su familia y trató de evitarlo a toda costa.

Sin embargo, los síntomas se volvieron cada vez más alarmantes y su madre llamó una ambulancia, en cuanto ingresaron a Ben al hospital, las cosas empeoraron cada vez más.

“Cuando lo llevé al hospital, supe en mi corazón que sería la última vez que lo vería”, se lamentó la madre de Ben.

Lo llevaron a la Unidad de Cuidados Intensivos y allí permaneció completamente aislado. Pasaban las semanas y su madre no lograba saber nada de Ben, no sabía si el joven se alimentaba apropiadamente e intentó todo lo posible por ayudarlo.

“Incluso le di mis datos de tarjeta de crédito a las enfermeras para que le compraran comida pero se negaron a hacerlo porque estaba en un área con pacientes de coronavirus”, explicó Rose Cassar.

Rose intentó ver a su hijo pero esto le fue negado a toda costa, intentó programar vídeo llamadas pero su estado de salud cambiaba tan rápido que los médicos se veían en la obligación de posponerlas.

La angustiada madre comenzó el proceso de obtener un permiso oficial del gobierno para poder visitar a su hijo.

Ben perdió la vida con apenas 28 años de edad.

Lamentablemente, cuando lo recibió ya era demasiado tarde. Ben se encontraba en coma y no reconoció a su familia, perdió la vida unas horas después completamente solo ya que tampoco les permitieron permanecer allí más que un par de minutos.

“Quería darle la mano. Darle a entender que yo estaba allí, pero no lo permitieron. No sé cómo seguir viviendo al saber que mi hijo partió de este mundo estando tan solo”, se lamentó Rose.

Nos unimos a la familia Stylo en estos momentos tan duros. No hay nada más difícil que lidiar con la pérdida de nuestros seres queridos y una madre merece poder manifestar su amor en los últimos minutos de vida de su hijo para al menos despedirse en medio de tanto dolor.

Esta pandemia ha afectado al mundo entero de una manera desgarradora. Comparte esta dramática situación para ayudar a crear conciencia sobre los duros momentos que estamos viviendo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!