Queda paralizada tras lanzarse de un tobogán acuático y 6 años después hacen justicia

Disfrutar de una merecida tarde de diversión en un parque acuático siempre es algo bueno. Sin embargo, incluso una simple tarde de esparcimiento puede terminar en tragedia de forma inesperada, al punto de hacer que una persona termine gravemente herida.

Tal como vivió una mujer brasileña que trabajaba como asistente de producción y que fue de paseo a un parque acuático ubicado en Caldas Novas, la principal ciudad turística de Goiás. La tragedia sucedió en el denominado y famoso “Club Lagoa Thermas Club, Turismo, Ocio y Ecología”.

La identidad de la pobre mujer no fue revelada por motivos de seguridad, así como por la investigación judicial que fue llevada a cabo. Sin embargo, se reveló que quedó en estado parapléjico tras tener un accidente en un tobogán del Club.

El accidente se dio en octubre del 2014, pero solo ahora se ha hecho justicia

El incidente se dio en la atracción conocida como “Anaconda”, la cual es un inmenso tobogán lleno de curvas. Fue al momento de salir del tobogán que la mujer cayó fuertemente sobre sus rodillas debido a que las instalaciones de la piscina se encontraban defectuosas y, de inmediato, sintió un profundo dolor.

Además del accidente, cuando se le prestó auxilio, lejos de ser trasladada debidamente por una ambulancia, la mujer fue llevada en la parte trasera de un automóvil, solo con la ayuda de su esposo, algo que empeoró aún más su estado de salud.

Durante su recuperación la mujer tuvo que costear diferentes gastos médicos, sin tener la posibilidad de trabajar. Por si fuera poco, también tuvo secuelas psicológicas que le hacen sentir incomoda con su estado físico actual.

Afortunadamente, la justicia ha actuado a favor de la mujer afectada, obligando al Club a hacerse responsable de su gran negligencia y resarcir, de alguna forma, el daño causado de por vida a una de sus visitantes.

De tal forma, el Club tendrá que cubrir un total de 50 mil dólares a la mujer, además de otorgar una pensión mensual de por vida de casi 300 dólares para que la afectada pueda mantenerse mínimamente.

“Así, queda patente la responsabilidad del imputado por la precaria prestación de servicios, tanto en relación a la estructura del tobogán de agua puesto a disposición de los bañistas (consumidores), como a la prestación de primeros auxilios”, este fue el veredicto dado por la jueza Renata Farias Costa Gomes, del 3er Juzgado Civil de Familia y Sucesiones del Distrito de Valparaíso de Goiás, el pasado 20 de enero.

Esta mujer nunca volverá a disfrutar de su vida como antes, pero tener justicia es el primer paso para poder dejar atrás esa amarga experiencia que vivió cuando solo buscaba sana diversión en familia.

Antes de acudir de paseo, asegúrate de que el lugar que visites sea seguro para ti y tu familia. Comparte este insólito caso y nunca dejes de exigir justicia.