Publica una imagen de su hija mientras luchaba por sobrevivir con un mensaje para otros padres

Sophia Soto, de seis años, de Florida, fua diagnosticada con cáncer cuando apenas tenía 14 meses de edad, le detectaron tumores detrás de sus ojos y en uno de sus riñones.

La niña tuvo que enfrentarse al neuroblastoma, un cáncer infantil que se desarrolla en el tejido nervioso.

Afortunadamente, después de un exhaustivo tratamiento logró entrar en remisión, su cuerpo está libre de células malignas.

Recientemente, su madre compartió una desgarradora imagen de uno de los momentos en los que lloró desconsolada en el hospital mientras recibía el tratamiento.

Rosie, madre de Sophia, de 40 años, asegura que se siente agradecida de celebrar que su hija tiene cinco años en remisión. Confesó que a veces Sophia le pregunta sobre las cicatrices que le dejó su enfermedad, y resaltó que es una niña feliz.

“La foto de Sophia es realmente dolorosa, pero habla de la dura realidad del cáncer infantil. Miro la foto ahora y me pregunto cómo lo hice. Fue muy difícil ver a mi pequeña niña estar tan enferma. En el momento de la foto se le estaba colocando un catéter en su pecho para su tratamiento”, relató Rosie.

A través de su testimonio y de la imagen donde muestra a su hija frágil y vulnerable mientras luchaba por vivir, quiere crear consciencia sobre la enfermedad, la importancia de la investigación y el diagnóstico oportuno.

Rosie comenzó a notar algo extraño cuando vio hematomas alrededor de los ojos de Sophia, según los médicos, se trataban de golpes o alguna caída.

“Seguí llevándola a varios especialistas porque los moretones no desaparecían, pero me dijeron que debían haberse producido por golpes o lesiones”, relató Rosie.

Ella la llevó a un oftalmólogo donde le sugirieron que la niña tenía tumores detrás de los ojos que causaban los hematomas.

Finalmente, le dieron la orden para una biopsia y comprobaron que tenía cáncer. Le hicieron una resonancia magnética en la que aparecieron los tumores que había detrás de los ojos de la niña.

“Después de una biopsia, comprobaron que tenía tumores en uno de sus riñones, le diagnosticaron neuroblastoma en etapa 2”, dijo Rosie.

A Sophia la diagnosticaron en marzo de 2014, cuando tenía 14 meses de nacida, a esa edad, resistió 60 sesiones de quimioterapia, 20 de radiación y un trasplante de células madre durante seis meses.

En noviembre de 2014, Sophia entró en remisión y desde entonces se ha mantenido controlado el cáncer. Todavía se somete a evaluaciones médicas cada seis meses con especialistas para hacer seguimiento de los tumores que siguen detrás de sus ojos.

Debido a la ubicación de esos tumores no pueden operarla para extraerlos, los médicos aseguran que son benignos y no le causan daño.

“Los médicos están reacios a extirpar los tumores que tiene detrás de los ojos porque es posible que tras la cirugía su rostro se desfigure. Están seguros de que esos no son cancerígenos, pero puede ser que cambie esa condición”, dijo la madre.

Sophia sueña con ser veterinaria cuando sea mayor y disfruta mucho compartiendo con su familia y bailando, que es su hobby favorito.

“Nadie puede imaginarse lo que pasó si la conoce ahora”, confiesa Rosie, quien quiso dedicarle un emotivo mensaje a los padres de otros niños con cáncer:

“Si tuviera que decirle algo a otros padres con niños que luchan contra el cáncer, les diría que no se rindan, que se mantengan positivos y mantengan su fe”.

No te vayas sin compartirlo, no solo ayuda a las familias que enfrentan una situación similar, también invita a todos a reflexionar sobre lo que realmente importa en la vida y a ser más agradecidos.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!