Pierde la vida por un infarto fulminante tras tomar agua helada después de hacer ejercicio

Luidwin Flores Nole, de 27 años, se refrescó con agua helada sin imaginar que esa simple acción le causaría un desenlace fatal.

Después de terminar de hacer ejercicio mientras jugó en un partido de fútbol quiso refrescarse bebiendo agua refrigerada y sufrió un paro cardíaco fulminante.

El joven era miembro del equipo del Club de Los Rangers en Perú, donde se desempeñaba como jugador aficionado. Lamentablemente no hubo nada que pudieran hacer los médicos para salvarlo.

Ingrid Távara, la esposa de Luidwin, declaró ante los medios de comunicación que después del partido llegó a casa y tomó agua del frigorífico.

“Pocos minutos después se puso mal, tenía un fuerte dolor en el pecho. Lo trasladamos de inmediato a una clínica, pero falleció durante el trayecto”.

El lamentable incidente sucedió en la provincia de Sullana, Piura, el joven fallecido trabajaba como taxista, y practicaba fútbol porque era su afición.

Su familia está devastada y lamenta tan irreparable pérdida, Luki, como cariñosamente lo llamaban, dejó huérfanos a dos hijos.

El día de su trágica partida participó en un campeonate en el sector de Jesús María. Sus familiares, amigos y compañeros de equipo se han reunido para darle un último adiós.

El caso ha causado conmoción en la opinión pública y ha servido como advertencia para quienes tienen el hábito de ingerir agua fría después de haber hecho ejercicio físico.

Lo que sufrió Luidwin fue un corte de digestión y no es común que se produzca por ingerir agua helada, generalmente sucede cuando una persona cuyo cuerpo se mantiene a una temperatura elevada se introduce en agua fría.

También puede ocurrir por beber mucha agua fría y no reponer las sales mineras sino solo líquido causando una descompensación en el organismo.

Al hacer ejercicio físico, se sufre pérdida de agua y de sales minerales, generalmente se produce mucha necesidad de hidratarse al terminar el entrenamiento.

Los expertos recomiendan hidratarse con frecuencia al realizar ejercicio físico, y al terminar tomar agua en cantidades moderadas a temperatura ambiente.

El corazón está irrigado por unas arterias que nacen desde la arteria aorta y coronan este órgano, reaccionan al frío con una contracción que disminuye su tamaño al contraerse.

Al ingerir bruscamente agua o una bebida helada la baja temperatura en el área cercana a las arterias en el corazón hace que el vaso sanguíneo se obstruya generando un infarto.

ED

Lamentablemente el que sufrió este joven padre fue fatal, su caso puede servir como advertencia sobre los riesgos de ingerir una bebida helada tras entrenar. Compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!