Pierde a sus hijas de 9 años y 5 meses cuando iba en camino al bautizo de la menor

En ocasiones la vida nos pone retos que parecen insoportables, especialmente cuando se trata del bienestar de niños inocentes. Por supuesto, para las madres que deben enfrentar situaciones así, el mundo se derrumba en mil pedazos de inmediato.

Una amorosa madre colombiana viajaba en automóvil acompañada de sus dos pequeñas hijas, una de 9 años y otra de solo 5 meses de nacida. La mujer se trasladaba desde Bogotá hasta Santander, con la intención de bautizar a su bebé.

El trayecto en la carretera transcurría sin mayor novedad, hasta que la madre volteó un instante para observar a sus hijas en la parte trasera del automóvil. Ese simple movimiento resultó fatal, perdió el control y el automóvil terminó en la profundidad del río llamado Fonse.

La madre conducía para llevar a sus hijas con su familia y celebrar el bautizo de la bebé

Desafortunadamente, las dos pequeñas perdieron la vida tras la volcadura del automóvil; siendo su madre la única sobreviviente gracias a que en medio del accidente salió expulsada del auto y pudo nadar hasta la orilla del río, subir a la carretera y pedir ayuda.

Tras pedir auxilio, al lugar llegaron los bomberos del departamento del municipio denominado Ocamonte. Fue el comandante Alonso Rincón quien explicó el terrible accidente que no tardó en conmover los corazones de miles de internautas en las redes sociales.

“El vehículo venía del sector de San Gil. Al momento de llegar a una curva, al parecer, la señora madre volteó a mirar a las niñas y ahí el automóvil se desvió hacia el río”, explicó el rescatista.

Fue necesario realizar un rescate de tres horas para poder encontrar los cuerpos inertes de las niñas, que esperaban pasar un grandioso fin de semana en compañía de su familia.

En torno al caso, se han agregado otros factores que provocaron el incidente: incluyendo el posible cansancio de la madre trabajadora al ir conduciendo, aunado al hecho de que viajaba de noche en un lugar en el que la neblina es abundante y casi no se puede ver.

“Presuntamente el cansancio. También nos indican los vecinos del sector que en ese lugar hay neblina y que en la noche no hay mucha visibilidad”, comentó César García, director de Gestión del Riesgo de Santander.

Los internautas no han dejado de sumarse al dolor inmenso que está viviendo la devastada madre; enviándole los mejores de los deseos y orando para que pronto encuentre consuelo a la gran pérdida.

“Qué triste. No quisiera estar en el lugar de está mamita. Qué Dios le de mucha fortaleza para poder soportar está perdida y enfrentar este dolor. Pobre familia, que esos angelitos desde el cielo le llenen de consuelo para poder seguir adelante”, escribió un cibernauta.

Confiamos en que muy pronto el pesar de esta madre sea tolerable, para que pueda seguir viviendo con sus dos pequeñas observándola desde el cielo.

Nunca apartes la vista del volante mientras conduces, un simple instante de descuido puede ser mortal. Comparte.