Pierde a su hermana y lucha por sobrevivir sin la esperanza de caminar de nuevo

A veces el destino nos sorprende con trágicos episodios que nos cambian por completo la vida. Después de enfrentarse a la pérdida repentina de un ser amado jamás se vuelve a ser el mismo, y jamás se desvanece el vacío de su ausencia ni la necesidad de aprovechar cada día como si fuera el último.

El pasado 03 de mayo, 25 familias quedaron enlutadas después de que el Metro de la línea 12 en el que viajaban en Ciudad de México se desplomara en el tramo del puente de la estación Olivos.

Nancy Lezama, de 22 años, compartió con su novio Enrique aquella tarde e invitaron a su hermana Tania, de 15 años a cenar con ellos.

Después de la velada, tomaron el Metro para regresar a casa, pero lamentablemente no pudieron llegar a su destino.

Las declaraciones de Enrique en una entrevista que ofreció entre lágrimas conmovieron a todos.

“Mi Nancy, me dio un último beso, fuimos a cenar y la fui a dejar al Metro al llegar a mi casa supe del accidente del metro y después de muchas horas de buscarla por hospitales, me enteré de que había fallecido”, relató.

Él le pidió que le avisara al llegar a su casa, tal como es costumbre para quienes viven en países en los que la inseguridad atenta contra los ciudadanos día a día.

Nunca recibió su mensaje, la llamaba en reiteradas oportunidades, pero solo tenía la opción de dejarle un mensaje de voz.

Después de horas de angustia buscándola en varios hospitales se enteró de que había perdido la vida en el siniestro del Metro.

Tania fue rescatada y trasladada al Hospital General de Xoco, donde fue ingresada. Sufrió fracturas muy graves en su columna que podrían prohibirle caminar de nuevo, algunos medios locales reseñaron que tiene hemorragias internas además de las fracturas.

Bernarda Salgado y su esposo, Humberto Lezama, lloran la pérdida de su hija, que estudiaba psicopedagogía, le faltaba un año para terminar su carrera universitaria.

La madre de Nancy la describió como una niña “muy linda, muy tierna, muy responsable, una niña de bien”.

Contó que Nancy y su novio Enrique salieron con Tania porque el pasado 29 de abril cumplió 15 años y habían ido a comprar el regalo que le prometieron. Además, cenaron juntos en el centro comercial Plaza las Antenas donde trabajaba Nancy.

“Ella cobró su salario quincenal, cuando cumplió años mi hija menor no le dio nada, y ella le dijo: ‘vamos, te voy a comprar tu regalo’”, contó la desconsolada madre.

Tania necesitará varias operaciones, los médicos dijeron que cuando ingresó al hospital había riesgos de que perdiera la vida a causa de las hemorragias. A la adolescente la trasladaron a un hospital privado.

“Va a tener más cirugías porque no se quedaría con una. La rehabilitación es lenta, por ahora no podrá caminar, no sé si pueda caminar o no. Me dijeron que por lo menos durante tres meses no podrá moverse para nada”, explicó la madre.

Para los padres ha sido muy duro, se despidieron de una de sus hijas mientras luchan para que Tania salga adelante.

Bernarda dijo que las autoridades no les han ofrecido apoyo, aunque sí acudieron a ellos para que firmaran unos papeles de tres presuntas demandas que ella y su sobrina interpusieron.

“Hasta hoy nadie del gobierno se ha acercado. Supuestamente están ahí afuera, pero son los de Fiscalía y no nos han ofrecido para el funeral»

«Hay muchos gastos que he cubierto con la ayuda del pueblo y de los vecinos, pero de parte del gobierno nada”, relató Bernarda.

Contó que el féretro de su hija era de madera muy corriente y ella quería ofrecerle uno de metal, de hierro, más bonito.

Los padres de Nancy y Tania piden justicia, aseguran que si el gobierno hubiera hecho un buen trabajo en la construcción su hija mayor no habría muerto y la menor podría caminar.

El último adiós de Nancy emociona a miles de personas que expresan sus condolencias a la familia, comparte esta lamentable noticia.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!