Pide comida en KFC y reclama el mensaje que había dentro del tarrito de la salsa

Kark Cooper, de 37 años, se mostró indignado cuando vio el mensaje que estaba escrito en el interior del pequeño envase de salsa que recibió en la cadena de comida rápida KFC.

Encontró la palabra “ For Sh*tface” cuando abrió la salsa después de trasladarse a su lugar de trabajo con la comida que ordenó. El mensaje puede traducirse como “para el cara de c*lo”.

No tuvo tiempo de regresar al restaurante para reclamar porque le habían hecho esperar veinte minutos para entregarle su pedido a pesar de que ofrecen como atributo, como todos los establecimientos de ese tipo, que el cliente pueda obtener su comida en un lapso muy breve.

“Espero que no haya sido dirigido a mí”, dijo Karl sobre el mensaje que encontró en el envase de salsa. Decidió quejarse con los jefes del establecimiento y hacer público su caso en las redes sociales.

“Tomaron mi pedido de 20 alitas de pollo, dos tarritos de salsa y un poco de ensalada. Se tomaron un tiempo para darme el pedido, probablemente fueron como 15 o 20 minutos. Pero no me quejé, no fui un cliente molesto e incluso se disculparon por hacerme esperar”, relató Karl.

Tal vez por eso le indignó tanto haber recibido ese mensaje ofensivo.

“Llevé mi comida a mi lugar de trabajo, saqué la salsa y fue cuando leí el mensaje. Cuando lo vi no podía creerlo”, continuó.

“Podría tratarse de una broma; no hice nada para molestarlos. Es muy extraño, nunca me habían llamado así antes”, agregó Karl.

Ante la amarga experiencia que vivió, le envió un mensaje a KFC a través de Facebook con una imagen del mensaje alegando que se sentía ofendido. La cadena de comida rápida se disculpó y como compensación le otorgó un bono de 11,65 euros para consumir en el local.

Le dijeron que agradecían que les haya informado sobre el incidente. Un representante de KFC declaró a un medio de comunicación que posiblemente uno de los trabajadores intentó ser gracioso, pero la broma resultó muy desagradable. Aseguró que están conversando con Karl para disculparse.

Pero Karl prometió que no volverá a visitar ningún restaurante de KFC, alegó que un niño pequeño podría haber recibido el mensaje ofensivo.

Después de este incidente que gracias a las redes sociales ha tenido un gran alcance, seguramente en la cadena de restaurantes procurarán ser más cuidadosos con el trato que le ofrecen a sus clientes. Comparte este caso y déjanos saber tu opinión.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!