Su familia convierte su ataúd en una lata de cerveza para darle el último adiós

Perry Cardy, era un trabajador de la industria de la construcción de 52 años y padre de tres hijos que perdió la vida en un enfrentamiento que hubo fuera del centro nocturno llamado The Bittern en Southampton. Su familia decidió rendirle homenaje y pidió a la funeraria un ataúd acorde a lo que más le gustaba en vida: la cerveza.

Cardy era un sencillo y tranquilo padre de familia oriundo de Lager y amante de la cerveza dorada Foster´s. Trabajaba de lunes a viernes, y los fines de semana se divertía con su familiares y amigos.

Lastimosamente, su vida llegó a su fin cuando se encontraba en The Bittern en Thornhill, Park Road. Fue Harry Joyce de 27 años, originario de Barry Road, quien le propinó un golpe contundente en la cabeza, lo llevaron de emergencia al Hospital General de Southampton pero murió dos días después.

En medio del dolor que representa la pérdida de un ser querido, los familiares decidieron despedirlo con alegría, no querían un funeral triste para él.


La hermana de Perry, Mandy Hunter, es propietaria de un negocio de decoración de fiestas e hizo lo que su hermano hubiese deseado.

“No queríamos que fuera un funeral triste, queríamos que fuera alegre, como hubiera querido Perry”, dijo la triste hermana.


Fue así como se le ocurrió poner en el ataúd la imagen de la cerveza que tanto le encantaba a su hermano fallecido.

“Fue mi idea imprimir la lata de Foster´s en el ataúd, era la favorita de Perry, le encantaba estar con amigos y familiares en el bar”, comentó Mandy.


Fue así como los familiares llamaron a la funeraria y dieron las indicaciones de lo que querían. El ataúd resultó más costoso que los convencionales, pero para ellos lo más importante era darle a Cardy la despedida que merecía. El día del sepelio incluso colocaron sobre el ataúd una lata de limonada.

“Un ataúd convencional costaría alrededor 450 dólares, pagamos 750 para tener la lata de Foster´s impresa en ella”, añadió Mandy Hunter.


Para ayudarse a pagar los gastos, la familia recaudó dinero entre los muchos amigos del recién fallecido y, de tal manera, pudieron reunirse todos en Wessex Vale, para el sepelio.

Todos quedaron maravillosos con el funeral; recordaron los momentos felices que vivieron al lado del feliz Perry y estuvieron de acuerdo en que el ataúd era el indicado.

Solent News

Perder a un familiar es una situación muy dolorosa, el sepelio es la última oportunidad que tenemos para poder estar a su lado y contemplar su rostro. Aprovechemos cada instante de vida al lado de nuestros seres queridos y atesoremos los momentos más felices.

Comparte esta singular historia con todas tus amistades, y valoremos cada instante que la vida nos regala.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!