Un perrito con el rostro deforme es rescatado y amado por su familia adoptiva tal y como es

El drama de tener un rostro deforme es el mismo para los perros que para las personas. Y si no que se lo pregunten a Arrow, un tierno pitbull quien debió sortear una gran cantidad de obstáculos antes de llegar a obtener un final feliz para su historia.

Arrow tiene su rostro deforme pero eso no le ha impedido ser amado y amar sin medida

rostro

Resulta que Arrow pudo ser rescatado de un refugio de animales por su actual familia humana, cuando apenas era un cachorrito.

Una familia sumamente amorosa y dispuesta a hacer lo imposible con tal de verlo crecer sano y feliz. Llegó al albergue muy herido por el ataque de otro perro de la calle.

rostro

Las consecuencias de dicha pelea dejaron secuelas de por vida en el rostro del canino, pero, no así en su increíble y dócil personalidad. Aquel furioso animal le destrozó la mandíbula, dejándola imposible de ser restaurada.

rostro

De inmediato, los médicos veterinarios quienes lo evaluaron, tomaron la salomónica decisión de extraerle el hueso de la parte derecha de su quijada. Sobre todo, en la parte inferior.

deforme

El equipo médico se vio en la necesidad de quitar el hueso de la parte derecha de la mandíbula de Arrow. No había más que pudiéramos hacer por él, dijo uno de los galenos.

A pesar de que el rostro de Arrow no luce como el de otros de su especie, esto no le impide llevar una vida normal y ser inmensamente feliz. Siempre en compañía de los seres que más adora, y quienes le brindaron una segunda oportunidad de vida.

El caso de este sufrido peludo se volvió tendencia en las redes sociales de todo el mundo. Su historia fue difundida por su madre humana, quien cuenta la maravillosa experiencia que ha significado para ella tener a un ser proveedor de tanta luz para su familia y para su hogar.

Por fortuna, hoy en día Arrow está con la gente indicada, que lo ama y venera a pesar de su aspecto físico tan peculiar.

No les importa en lo absoluto las limitaciones que pueda tener el perrito, ni mucho menos los desastres que le encanta hacer cada vez que come o bebe agua.

Arrow no ha podido dejar atrás su personalidad de cachorro. Adora jugar y hacer desastres por toda la casa. Creo que no ha madurado, pero así nos encanta”, señaló la mujer encargada de la mascota.

Tampoco importa si hay que perseguirlo para bañarlo o estar atentos para limpiar el reguero que Arrow deja por toda la casa con sus múltiples juguetes. Su cuidadora y rescatista dice que no cambia a su perro ni por todo el oro del mundo.

Como vemos, el comienzo de sus días fue bastante difícil y tortuoso. Sin embargo, Arrow se ha convertido en todo un ejemplo claro de resiliencia.

Pero, además, es un ejemplar muy perseverante y valiente, gracias a todos quienes le han apoyado desde el principio.

Esta es solo una pequeña muestra de lo que el amor puede lograr en un ser vivo. Su poder logró cambiar la vida de este sensacional canino para siempre.

Arrow adora ver televisión en compañía de los suyos, así como de su juguete favorito: un hermoso peluche del ratón Miguelito del cual no se despega.

Los perros son fieles compañeros, leales, cariñosos y muy divertidos. Sin duda, y  por méritos propios, son uno más de la familia.

Por eso, para todo aquel quien tenga la fortuna de tener un perro en casa, el objetivo central es hacerlo feliz a partir del cariño y de la dedicación que se les brinde.

Amamos contar historias como la de nuestro Arrow, pero, sobre todo, verlos desarrollarse plenamente, sanos y contentos. No olvidemos que los perros son ángeles de cuatro patas que la Madre Naturaleza creó para mostrarnos de qué está hecho el amor incondicional.