Perrito que perdió una patita tras ser arrojado a un río se recupera y busca de un hogar

Cuando un perrito es traicionado de la peor manera por quien menos espera, su corazón termina destrozado en cientos de pedazos que le dificultan poder volver a confiar en una persona.

Afortunadamente, no hay nada que el amor no pueda curar y esto fue lo que vivió un hermoso perrito que está en busca de una nueva familia en su vida.

El perrito fue dejado en un río y la fuerte caída ocasionó que perdiera una patita

El perrito Nemo fue arrojado a un ríoNemo, un hermoso perrito bicolor fue encontrado en lo profundo de un río en Culiacán, México, en el Parque de las Riveras.

Había sido arrojado y en la caída quedó atrapado entre rocas y otros deshechos de la zona. Una de sus patitas delanteras estaba atascada y necesitaba ayuda urgente.

Cuando el perrito ya no tenía esperanzas, aparecieron, como unos ángeles, los rescatistas de la asociación a favor de los animales Huellita con Causa IAP. Ellos lo sacaron del río y lo trasladaron de emergencia para que pudiera ser tratado medicamente.

Para rescatar a Nemo fue necesario utilizar una lancha para cruzar el río y toda la comunidad se unió para ayudar

Nemo estuvo completamente inmovilizado durante 2 días. Su peso era muy bajo y su organismo estaba agotado. Pero, sobre todo, reaccionada abruptamente hacia las personas que le rodeaban, temiendo que pudieran hacerle mal.

Poco a poco, con mucha paciencia y amor, Nemo abrió su corazón una vez más, al darse cuenta que los rescatistas solo buscaban ayudarle y le protegerían de cualquier cosa. Estaba a salvo y su personalidad cariñosa no tardó en aparecer.

“Lo sacaron de la clínica con bozal, me lo dejaron y me desearon suerte. Su comportamiento cambió, el amor que le hemos dado lo ha convertido en otro perro lleno de cariño”, señaló Lizbeth, miembro de Fundación Huellita.

Nemo pasó por dos cirugías, para tratar su fractura de húmero y su fractura de metacarpo. Tras la intervención, fue acogido temporalmente por la rescatista Lizbeth.

Su historia no tardó en hacerse viral y decenas de personas se unieron para cubrir sus gastos médicos y alimenticios.

Aparecieron muchos padrinos y madrinas dispuestos a ayudar a Nemo en todo

La recuperación de Nemo fue todo un éxito. Volvió a la clínica veterinaria en donde lo trataron para que le retiraran los puntos, lo esterilizaran y también desparasitaran. Está fue la última fase antes de ponerlo en adopción oficialmente.

Nemo se ha convertido en un perrito extremadamente amistoso, tanto con los humanos como con otros perritos. Disfruta ser llenado de mimos y dejó atrás todas las secuelas emocionales causadas por su pasado.

Actualmente, Nemo ha sido trasladado al Santuario Vida Digna. Vive en el área designada para perritos especiales que, como él, han perdido alguna de sus extremidades o tienen algún tipo de capacidad diferente. Su cambio es asombroso y ha logrado hacer muy buenos amigos.

“Buscamos un hogar amoroso y responsable para este perrito de condición especial. ¡Quién iba a pensar que Nemo se adaptaría, haría amigos tan rápido y feliz en el Santuario Vida Digna!”, escribió la asociación en sus redes sociales.

El nuevo mejor amigo de Nemo es un perrito negro llamado Pedrito, ambos comparten un pasado triste, pero ahora sus días están llenos de amor, alimentos en abundancia, cuidados médicos y, sobre todo, mucha diversión, saltos, mordidas juguetonas y risas.

Espera ser adoptado muy pronto


Es increíble lo mucho que puede cambiar la vida de un animal cuando se le da apoyo y amor. Millones de perritos continúan en las calles, esperando por una oportunidad de ser apreciados y tener una vida digna, sin malos tratos.

¡No dejes de jugar y soñar, hermoso Nemo! Muy pronto aparecerá la familia amorosa que tanto has esperado.