Pensaron que estaba embarazada y descubren que realmente tenía un tumor de 6 kilos

Katie Holmes es una joven que comenzó a sentir todos los síntomas de un embarazo. Su barriga crecía cada vez más, se sentía algo enferma en las mañanas y su período menstrual se detuvo.

La gente en el transporte público le cedía su asiento pero la verdad era que Katie no estaba esperando un bebé. Los primeros meses fueron muy difíciles ya que nadie lograba dar con el diagnóstico adecuado.

“Me llenaba con la mitad de la comida. Mi estómago no paraba de crecer a pesar de que no ganaba peso en ninguna otra parte de mi cuerpo”.

Las pruebas de embarazo indicaban una y otra vez que el resultado era negativo. Los médicos pensaron que podría tratarse de un caso de un virus estomacal pero ningún tratamiento hizo efecto.

Su vientre crecía cada vez más y sentía mucho dolor. Una mañana sintió algo muy extraño. Parecía como si su barriga se hubiese “caído” y la contextura de su piel cambió notoriamente.

Katie presentó los primeros síntomas con 19 años de edad.

Investigó durante varias horas en Google y fue así como descubrió que podría tratarse de un quiste en los ovarios. Cuando lo consultó con los médicos, hicieron una serie de pruebas y comprobaron que en efecto se trataba de un tumor cancerígeno. La llevaron de inmediato a cirugía y lograron extirpar todo el tumor.

Se trataba de una masa que pesaba más de 6 kilos, el equivalente a un embarazo de gemelos.

Su caso se encontraba tan avanzado que también se vieron en la obligación de quitarle uno de sus ovarios. Recibió la desgarradora noticia de que esto impediría que lograra ser madre en el futuro.

Por fortuna, después de la operación la joven Katie confirmó que estaba embarazada. Todos los especialistas aseguran que se trata de un verdadero milagro.

“Realmente no estaba segura de querer tener hijos pero cuando me dijeron que eso ya no era una opción me sentí devastada».

Su caso fue muy difícil de diagnosticar así que quiere dar a conocer su historia para ayudar a otras mujeres que puedan estar pasando por un problema similar. No hay nada más terrible que presentar incontables síntomas y no tener idea de qué sucede.

Katie logró quedar embarazada seis meses después de la operación.

Fue un largo camino para Katie pero finalmente logró recuperar su salud y comenzar la familia que tanto se merece.

¿Habías escuchado un caso como este? Comparte el testimonio de esta joven para ayudar a otros a aprender a reconocer a tiempo los síntomas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!