Acude a personas de 14 países para sorprender a su hija de 7 años en su cumpleaños

El amor de un padre por un hijo es incomparable, generalmente hace todo lo que esté a su alcance para garantizar su bienestar físico y emocional. Jeremías, de Córdoba, Argentina, quiso sorprender a su hija, Pía Eluney, el día de su cumpleaños.

Quería demostrarle con un especial gesto que su amor es infinito, así que se dedicó a recopilar carteles de todo el mundo con mensajes dedicados a ella.

La idea surgió porque tienen un juego en el que se preguntan cuánto se aman.

Pía le preguntó a su papá una noche antes de dormir hasta dónde llegaba el amor que sentía por ella, él le respondió: “Más allá de las estrellas”, la niña asumió que, si todo el mundo era capaz de ver las estrellas, también podrían reconocer el sentimiento de su padre.

Cuando faltaban pocos días para su cumpleaños, ella le pidió a su papá como regalo que le demostrara cómo los demás en cualquier parte del mundo podrían conocer el amor que él le tenía.

Jeremías Fernández se comunicó con personas de diversos países pidiéndoles que hicieran un letrero en el que le explicaran cuánto amaba a su hija y le desearan felicidades en su cumpleaños.

Además, les pidió que escribieran desde qué lugar enviaban el mensaje.

Acudió a sus amigos para que se comunicaran con sus conocidos que vivieran en otros países, así comenzó un gran despliegue para sorprender a la niña.

Jeremías comenzó a recibir las fotos de los letreros, en cada uno aparecía como fondo un sitio emblemático del lugar.

Logró recopilar letreros de 3 continentes, 14 países y 16 ciudades en un período de 45 días.

Poco antes del cumpleaños número siete de Pía seguía recibiendo mensajes, cuando tuvo todos los letreros los imprimió y los colocó en la habitación de su hija.

Ella se mostró muy conmovida, entre lágrimas de emoción le dijo: “Sabía que no mentías, cumpliste tu promesa”.

Jeremías le regaló un recuerdo memorable a su pequeña, asegura que desde que nació cambió su vida por completo y comprendió cómo era el amor verdadero entregando todo para hacerla feliz.

“Pía significa mi fuerza de voluntad y es mi motor para superar todo”, dijo el padre.

“No sé si viviré lo suficiente para verla crecer, fuerte y capaz de lograr todo lo que se proponga, pero mi intención también fue dejarle algo que recordara toda su vida. Que, al visitar esos lugares, se sienta feliz, que sienta que nuestra historia y nuestro amor llegó hasta ese rincón del planeta. Quise dejarle una huella que no vea nadie más, una marca que solo vea ella”, agregó Jeremías.

El gesto de este padre es una idea muy bonita para sorprender a un ser querido en un día especial. No te vayas sin compartirlo.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!