«No queremos tener hijos» – Una pareja menor de 30 años es criticada por esterilizarse

Creo que no estamos descubriendo el agua tibia cuando decimos que las parejas de hoy en día no duran como las de antaño. Esto resulta aún más patente a la hora de decidir tener hijos. ¿Por qué? Muy sencillo.

Porque tener hijos es muy fácil, pero cuidarlos, educarlos y seguirles el ritmo requiere de una dedicación y un compromiso que no todos están dispuestos a ofrecer.

Este es el caso de Lilia Zoraya Echeverría, de 27 años, y Ulises Velásquez, de 30, una amante pareja de colegas bomberos que tienen este hecho demasiado claro. Ambos han sido objeto de muchas críticas, desde que ambos decidieran compartir sus vidas entre ellos, sin hijos.

Cuando se encontraron por primera vez y comenzaron a conversar para conocerse, ambos sintieron que poco a poco iba surgiendo entre ellos una atracción irrefrenable. Tenían los mismos gustos y necesidades, lo que incluía una visión concertada de lo que querían para ambos en el futuro como pareja.

Así fue como Lilia y Ulises descubrieron el uno en el otro a su media naranja, su complemento absoluto a la hora de sentir y coincidieron inmediatamente en que no necesitaban descendencia en su relación.

“Cuando ella me dijo ‘¿sabes qué?, yo no quiero hijos’, me impresioné porque yo tampoco los quería. Ese fue el momento en el que dijimos: somos el uno para el otro”, contó Ulises.

El hombre admitió que la idea de ser padre siempre le incomodó al igual que a Lilia. Por su parte, la mujer aseguró que siempre, desde niña, desechó la idea de ser madre, lo que no coarta en lo absoluto su instinto maternal, que vuelca sobre un husky siberiano que vive con ambos.

“Desde niña tuve la certeza de que no quería tener hijos. Yo me veía con un esposo, con algunas mascotas, pero nunca han figurado los hijos en mi vida”, confesó Lilia.

Para lograr su cometido y prever embarazos, la pareja decidió buscar un método anticonceptivo eficaz y radical. Por tanto, Ulises tomó la decisión de hacerse la vasectomía, acción que significó una gran prueba de amor para Lilia, quien espera a que pase la pandemia para operarse también y ser consecuente con su filosofía de vida.

Nadie nos dice en qué consiste esto de ser padres. Nadie nos avisa. Nadie sabe lo difícil que es tener a unas criaturas con sus propios deseos e inquietudes, que suelen ir en contraposición a las nuestras.


Tampoco sabemos lo que implica dejar atrás nuestras cosas y actividades que amamos, porque hay que seguir adelante sí o sí, sin tiempo siquiera para conversar con tu pareja, salir a bailar o tomar un café en algún sitio.

Por eso, no hace falta juzgar a nadie. Tanto quienes tomamos la decisión de ser padres como quienes no, tenemos el mismo derecho a que nuestro libre albedrío sea respetado y valorado. No se trae un hijo al mundo como si de una bolsa de mercado se tratase. Hace falta tener muy claro lo que somos, sin que ello cause daño a terceros.

 Definitivamente, muchas veces, los hijos no son lo único que pone a prueba la solidez de una pareja. Comparte esta historia con tus familiares, amigos y seres queridos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!