Niña de 5 años queda destrozada al ver a un hombre durmiendo junto a un basurero y decide actuar

Cuando somos niños la mayoría del tiempo estamos pensado en jugar y comer dulces, al menos es común que cuando los niños tienen su mesada quieran gastarlo en algún antojo que por lo general termina en una rica golosina. Sin embargo, una niña de Alabama con tan solo 5 años de edad está haciendo la diferencia.

Ha decidido invertir su mesada en bolsas con pequeños detalles para las personas sin hogar.

La pasión de la niña por ayudar a las personas en condiciones de calle surgió una noche cuando iba con su madre al lugar de trabajo de su comprometido, ambas vieron a un hombre durmiendo en un colchón tirado en el piso cerca de un basurero, pero parece que la imagen marcó a la pequeña y decidió hacer algo que intentara aliviar sus penas.

Tynslee Blue, de 5 años edad, está dispuesta ayudar a su comunidad.

Desde que la niña presenció la triste escena del hombre durmiendo en el suelo, se empezó a dar cuenta de la falta de vivienda en su propia comunidad. Su madre menciona que Blue tiene su propio subsidio, pero en vez de comprar dulces o juguetes, compra encauchados, paraguas, mantas, productos de aseo personal y lo guarda todo en bolsitas para los más necesitados.

Algunas personas las llaman “bolsas de bendiciones”.

La pequeña niña distribuye las bolsitas todos los fines de semana caminando, va al parque local en el centro de Florida, ahí se reúnen muchas personas sin hogar y reciben el pequeño pero significativo detalle de Blue. Hace un año comenzaron con tan solo 5 bolsas, pero cada día la pequeña está más decidida ahorrar.

 El último fin de semana armó 30 bolsitas de la más dulce bendición.

La madre admira como su pequeña niña tiene tan bondad y piensa siempre en los demás antes que en ella misma. Ella puede solo jugar e ignorar las necesidades de los demás, pero decidió posar su mirada y ayudar con pequeñas acciones a los más necesitados. Al respecto su madre señala:

«Ella actúa como si estas personas no fueran diferentes a ella, ella dirá, ´Oye, ¿cómo estás? que Dios te bendiga. Un niño normal de cinco años no intentará ayudar a la gente, o les dará su propio jugo o su agua”.

Las pequeñas “bolsas de bendiciones” comenzaron como un asunto familiar, pero ahora la pequeña está tratando de involucrar a más personas, algunas veces invita a sus amigos. Lo que Blue realmente quiere es que las personas sepan que hay un gran problema en la cuidad y si trabajan junto es más fácil resolverlo.

Anímate a compartir la nota para que más personas que motiven ayudar a los necesitados y juntos con pequeños detalles hacer la diferencia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!