Cuando nació era más pequeña que el dedo meñique de su papá pero tenía muchas ganas de vivir

Para un bebé que está en gestación cada semana importa ¡y mucho! Cuando un niño nace antes de tiempo son innumerables las complicaciones que se pueden presentar en el momento del parto y luego en su desarrollo. Por eso, cuando Nathan Ray Teply, un bebé muy amado y esperado por sus padres, se adelantó 12 semanas al parto los doctores temieron lo peor.

En efecto, Nathan nació cuando apenas se cumplían las 24 semanas de gestación,  pesó tan solo 420 gramos y no medía más de 30 centímetros. Pero muy pronto este pequeño demostró que nada de lo que tenía en contra sería suficiente para vencerlo.

Recién nacido, la mano de Nathan era más pequeña que el dedo meñique de su papá.

Cuando Mary, la madre de Nathan sufrió una grave enfermedad propia del embarazo llamada preeclampsia, ella y su esposo tuvieron que tomar una muy difícil decisión: debía someterse a una cesárea para poder salvar su vida, aunque existían grandes posibilidades de que el bebé muriera.

Nathan llegó al mundo inesperadamente el 18 de diciembre de 2015.

Nathan pasó sus primeros 300 días en el hospital, luchando por su vida. Entre los obstáculos que este pequeño luchador logró sortear se cuentan dos brotes de neumonía, un colapso pulmonar y una hemorragia cerebral. Sin embargo, este bebé ha demostrado que está a la altura de la pelea y poco a poco ha logrado grandes avances en su recuperación.

La determinación por vivir de este bebé tan pequeñito es sobrecogedora

Nathan también tuvo que ser sometido a una operación láser en sus ojos

Sus padres cuentan que celebran cada gramo que gana, cada pequeña mejoría y cada cambio que evidencia que su bebé está creciendo.

VER TAMBIÉN:  Algunos los regalan en Navidad como si fueran juguetes, pero son mucho más ¡NO LOS ABANDONES!

¡Gracias a la fuerza de Nathan, al amor de sus padres y a la dedicación de los médicos, este bebé que pensaron que no lo lograría ya cumplió su primer año!

“Cada día es un milagro” dice su papá.

A pesar de que sus primeros meses de vida han sido tan duros, Nathan es un bebé muy activo y sonriente. 

Facebook

Finalmente, Nathan pudo dejar el hospital para instalarse en casa junto a su familia. No obstante, todavía se encuentra bajo muchos cuidados, puesto que necesita estar conectado a una máquina para poder respirar y debe continuar con su medicación para mantenerse saludable.

Si deseas saber más detalles sobre la recuperación de Nathan o colaborar con su familia a cubrir los gastos médicos, puedes entrar a su GoFundMe.

Ya Nathan Ray Teply ha demostrado de qué está hecho y sabemos que seguirá luchando por su pronta recuperación ¡Comparte su historia!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!