Murió Emma Morano, la persona más vieja del mundo y la última que nació en el siglo XIX

Emma Morano nació el 29 de noviembre de 1899, era considerada la persona más vieja del mundo y fue reconocida como la última persona que nació en el siglo XIX. Vivía en Verbania, en Piamonte, al norte de Italia.

El día de ayer falleció en su residencia de acuerdo a lo que informaron sus familiares cercanos.

Su historia conmocionó a miles de personas alrededor del mundo que se interesaban por su secreto de longevidad, puedes recordarlo aquí. Ella decía que vivía tantos años por sus buenos genes, su madre vivió 91 años y dos de sus 8 hermanos superaron los 100 años.

También atribuía su longevidad al consumo de tres huevos al día, una dieta que cumplió por más de 90 años después que el médico le diagnosticara anemia tras la segunda guerra mundial.

Emma se enfrentó a duras adversidades en su vida, la más dolorosa fue perder a su único hijo cuando tenía 6 meses de edad. Además, luchó contra un matrimonio violento, y vivió la época de dos guerras mundiales.

En la imagen Emma posa junto al representante del libro de Récord Guinness y el premio otorgado por ser la persona más longeva del mundo.

Ella comentó que en 1938 mejoró mucho su calidad de vida cuando decidió acabar con su matrimonio después de la muerte de su bebé. “El matrimonio nunca fue saludable”, dijo Emma en una entrevista.

El que fue su marido murió en 1978, ella decidió no casarse jamás porque no le gustaba ser controlada por otra persona y había tenido una fatal experiencia desde que contrajo matrimonio con Giovanni Martinuzzi.

VER TAMBIÉN:  La triste historia de Anubis, un perrito que sigue esperando a que una familia lo adpote

Nunca llegó a divorciarse, ellos se separaron y Emma se convirtió en la primera mujer en abandonar a su marido en su comunidad a pesar de los estrictos parámetros sociales de la época que no aprobaban esa decisión.

Emma trabajó toda su vida desde los 12 a los 55 años en una fábrica de arpillera, y en un comedor de un colegio católico dirigido por monjas.

Estuvo 20 años sin salir de su casa acostumbrada a las constantes visitas de científicos interesados en investigar las causas de su longevidad y periodistas que querían retratarla y tomar sus declaraciones para mostrarle al mundo cómo vivía la mujer más vieja del mundo.

Siempre será recordada por todos, DEP Emma. Comparte esta noticia con tus amigos.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!