No compres más tomates cherry… ¡Aprende a cultivarlos, es muy fácil!

¿Te encanta la idea de plantar tus propias frutas y vegetales? ¡Comienza por los tomates cherry! No necesitarás mucho espacio ni tampoco una notable habilidad para la jardinería. De hecho, verás que es mucho más sencillo de lo que imaginaste.

Busca una maceta, una planta de tomate cherry para sembrar y prepárate para ver los resultados ¡Con tan solo una plantita tendrás una rica cosecha de esta deliciosa fruta durante toda la temporada! 

Lo primero que debes saber es que existe una gran variedad de tomates cherry. Entre los más populares encontrarás el Sweet Million, de largos y dulces racimos de tomates; el SunSugar, el cual produce una fruta muy dulce y sabrosa, y el Black Cherry, de tomates con sabor rico, complejo y dulce. Si quieres saber más sobre los tipos de tomates que existen, puedes hacer clic aquí.

Estas tres variedades pueden crecer realmente alto. Por lo tanto, si prefieres sembrar una planta más pequeña, te recomendamos preguntar en tu vivero orgánico local si tienen algún tipo de tomate «de patio» para sembrar.

Los tomates cherry tipo pera son muy divertidos por su forma, pero la piel es un poco más gruesa. Pueden ser rojos o amarillos.

Seeds Gallery

Una vez seleccionado el tipo de tomate cherry de tu preferencia, debes conseguir algunos utensilios.

Utensilios necesarios

1. La planta de tomate de cherry escogida.

2. Una jaula para tomates. Consiste en una malla de alambre que se coloca alrededor de la planta para que le sirva de apoyo a medida que crece. Pero si prefieres ahorrarte el dinero, existen muchas formas de crear una estructura similar con materiales que puedes encontrar, como por ejemplo cañas.

3. 1 bolsa grande de tierra orgánica para sembrar

4. 1 botella o bolsa de alimento para plantas de tomate (si no consigues uno específicamente para plantas de tomate, puedes usar de cualquier otro tipo).

Denucio

5. Una maceta de unos 18 litros. Las medidas serían: 46 cm de alto por 46 cm de ancho en la parte superior.

Jardín Plantas

¿Cómo plantarla?

1- En caso de que tu maceta no los tenga, debes taladrar unos agujeros en el fondo, cada tantos centímetros, de entre 0,6 cm a 1,30 cm. También debes hacer unos agujeros en el centro. Esto es para que el exceso de agua pueda drenar.

2. Para obtener una mejor cosecha, escoge una localización donde la planta pueda tener, por lo menos, 8 horas de sol directo. Puedes incluso olvidarte de la jaula para tomates si encuentras un lugar cerca de un balcón o barandilla donde la planta pueda apoyarse.

 

4. Vierte agua hasta que la tierra esté uniformemente mojada. Si es necesario, agrega un poco más de tierra en la superficie, esta debe estar aproximadamente 1,30 cm por debajo del tope de la maceta. Asegúrate de que la superficie esté nivelada.

5. Cava un hueco pequeño en el centro de la tierra. Luego, cuidadosamente, extrae tu planta de tomates de su envase original y deslízala dentro del hueco, plantándola lo suficientemente profundo como para que solo queden visibles 4 o 6 hojas una vez que cubras la planta.

Rodale’s Organic Life

6. Riega tu planta cada 2 o 3 días para mantener la tierra húmeda. Si el clima es muy caliente, debes regarla todos los días. También debes alimentarla con fertilizantes orgánicos, según lo que indiquen las instrucciones del producto.

7. A medida que la planta crece, las ramas comenzarán a sobresalir a través de los agujeros de su jaula de tomate. Empújalas hacia dentro para que la planta no se incline.

¡Ya está plantada! AHORA TOCA ESPERAR…

La mayoría de las plantas de tomates comienzan a florecer en aproximadamente un mes. Las flores abrirán paso a unos frutos muy pequeños y verdes. Después de un par de semanas, estos se convertirán en los deliciosos tomates que tanto habías deseado. Un tomate cherry verdaderamente maduro saldrá de su tallo muy fácilmente y vale la pena esperar a que esto suceda.

¡No arranques los tomates antes de tiempo, tu ensalada te lo agradecerá!

Ahora debes arrancar uno por uno los tomates todos los días para obtener mejores resultados. Con suerte, tu planta seguirá produciendo frutos hasta que cambie la temporada.

Si el clima se torna inesperadamente frío o amenaza una helada temprana, puedes cubrir tu planta con una sábana vieja para alargar el tiempo de cosecha.

¡Buen apetito!

Solo queda disfrutar de tus tomates y compartirlos con tus amigos y familiares ¡Comparte esta maravillosa idea!