Muere una madre de 47 años tras 6 horas de esperar en el pavimento congelado por una ambulancia

La familia de Donna Golby se encuentra profundamente devastada ante la impotencia de ver cómo perdió absurdamente la vida por culpa de un sistema de Emergencias caduco, ante el cual todavía exigen respuestas.

La madre de 47 años se vio obligada a esperar durante 6 horas sobre el pavimento congelado a la ambulancia

Donna había salido de su apartamento justo después de las 8 de la mañana del pasado martes para una cita médica, pero desgraciadamente se resbaló y se fracturó el pie.

Su padre, Gareth Gilby, de 74 años, dijo que llamaron una y otra vez a los Servicios de Emergencias de Gales, para advertirles que Donna entraba y salía de su estado de conciencia intermitentemente.

La mujer de Cwmaman, empezó a experimentar latidos cardíacos irregulares, alertó a su familia que vivía cerca para que vinieran a ayudarla, pero el único que pudo acercarse fue su padre. Su único sobrino estaba en el hospital acompañando a su esposa y a su bebé de 13 meses que estaba de gravedad.

«El administrador de llamadas nos dijo que estaban lidiando con una gran afluencia de llamadas y que estarían con ella lo antes posible», dijo Gareth. «Una hora más tarde sin tener respuesta nos dijeron que estaban haciendo lo mejor pero que no sabían cuándo llegarían».

La ambulancia finalmente llegó a las 2 de la tarde y la llevaron de inmediato al hospital Prince Charles, en Merthyr Tydfil.

Pero en las primeras horas de la mañana, Donna sufrió un paro cardíaco y falleció. Después supieron que también tuvo 2 accidentes cerebro vasculares durante la tortuosa espera, sin soportar más tanto dolor.

«Todavía no podemos creerlo. Era tan buena como el oro y siempre ponía a los demás antes que a sí misma: haría cualquier cosa por cualquiera. Puso sus propios problemas en segundo lugar», dice entre lágrimas Gareth.

Donna se resbaló al descender estos escalones, después de esa caída no pudo moverse más.

En un comunicado del Servicio de Ambulancias de Gales, el presidente ejecutivo Jason Killens dijo que la muerte de Donna los había estremecido por completo y que enviaban sus condolencias a la familia.

«Lamentamos que nuestra respuesta tardó más de lo que nos hubiera gustado en esta ocasión. Compartimos el mismo pesar que sienten ustedes ahora, las largas esperas para una ambulancia son un signo todo el sistema de atención no programada, no solo en Gales sino en todo el Reino Unido. El aumento de llamadas de alta prioridad nos están retrasando más de lo previsto», se lee en el comunicado.

Ahora, la familia de Donna quiere que el mundo vea la fotografía de ella en el pavimento helado, boca abajo e incapaz de moverse, mientras sus amigos y vecinos se reunían para cubrirla con mantas y edredones para mantenerla caliente, a la espera de la ambulancia que jamás llegó a tiempo.

Pero muchos otros condenan que ninguno de los que la vieron y atendieron supieron darse cuenta de la gravedad para llevarla a un hospital, «son tan culpables como los de la ambulancia».

Lamentamos que vidas inocentes tengan que partir porque quienes tienen que hacer su trabajo se olvidan que no tratan con cosas, sino con seres humanos. ¡Comparte esta noticia para alzar la voz!

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!