Esta actriz sufrió en tres oportunidades el drama de ver morir a un hijo

La actriz Mía Farrow, protagonista de la emblemática producción cinematográfica de terror “El bebé de Rosemarie”, y “El gran Gatsby”, entre otros, ha tenido que enfrentar duros episodios en su vida.

Además de separarse de su esposo Woody Allen, y apoyar a su hija a denunciar los abusos que sufrió, perdió a tres de sus hijos, Tam, Lark y Thaddeus.

Cuando la actriz tenía 19 años contrajo matrimonio con Frank Sinatra, él tenía 48. La relación terminó, y tras divorciarse ella se casó con André Pevin, un pianista consagrado.

Repitió el patrón de estar con una pareja mayor, él tenía 41 años y ella 25. Se mudaron a Inglaterra y estuvieron casados durante ocho años, tuvieron tres hijos: Matthew, Sascha, Fletcher y adoptaron a Soon Yi (nacida en Corea del Sur), Lark Song y Summer Daisy (ambas de Vietnam).

Aunque en esa época, legalmente en Estados Unidos solo se podía adoptar a dos niños de otra nacionalidad ella se convirtió en embajadora de una campaña para derogar la ley y lo logró.

Cuando se divorció de André, volvió a Nueva York con sus hijos, volvió a trabajar en el cine y conoció a Woody Allen. Él tenía 44 años y ella 34, trabajaron en 13 películas juntos dirigidas por él.

Tuvieron una relación juntos que duró 12 años, aunque un convivieron juntos ni se casaron, tuvieron un hijo llamado Ronan y adoptaron a dos niños más. Todo terminó cuando Woody Allen se fue con su hija adoptiva Soon Yi y ella lo acusó por abusos.

Desde entonces Mía se quedó con la custodia de sus hijos, siguió adoptando hijos de otros países que conocía mientras trabajaba como embajadora de Unicef.

Mía adoptó a Tam, Isaiah, Quincy, Frankie-Minh y Thaddeus, se convirtió en madre soltera de 14 niños.

No era una labor sencilla asumir sola la crianza de todos. En el año 2013, Mía sufrió una experiencia devastadora con la muerte de Tam, su hija de 21 años.

La conoció en 1992 en Vietnam, era ciega, en ese entonces tenía 13 años, de acuerdo con la información suministrada por un vocero de la familia, la joven murió por una enfermedad cardíaca que debilitaba su corazón.

Aunque Moses, hermano de la joven fallecida, relató en su blog personal que habría fallecido por ingerir una sobredosis de píldoras tras discutir con su madre.

“Tam luchó contra la depresión durante una gran parte de su vida, una situación que empeoraba porque mi madre se negó a ayudarla subestimando su enfermedad. Una tarde, después de una fuerte discusión que terminó cuando mi madre se marchó de casa, Tam ingirió una sobredosis de pastillas”, relató Moses.

Mía no ofreció declaraciones al respecto, aseguró que la muerte fue accidental, que su hija no sabía qué pastillas estaba consumiendo, Moses dijo que eso no era probable.

Lark Previn, la primera niña que adoptó Mía, llegó a su hogar en el año 1973, también es de Vietnam, tenía muy buena relación con Soon Yi.

En 1991 protagonizó un escándalo cuando se publicó que robó lencería en una tienda acompañada por su hermana Daisy.

Murió el día de Navidad de 2008 a los 35 años. Era madre de dos niños: Sara, de 13 años y Christine, de 12.

No se pudo conocer la causa del fallecimiento, aunque se presume que fue por una neumonía que surgió como una complicación asociada al VIH. Estuvo enferma durante diez años, pero se lo ocultó a su madre.

En 2016, Mía se despidió para siempre de Thaddeus Milk, otro de sus hijos, lo conoció en el año 1994 en un orfanato de Calcuta. Se conmovió mucho con su caso, era parapléjico por haber sufrido poliomilielitis.

Cuando ella tenía 9 años fue diagnosticado con la enfermedad y tuvo que permanecer ingresado en un hospital de Los Ángeles.

Para el joven no fue fácil el proceso de adopción en el hogar de una familia tan numerosa.

“Fue aterrador ser llevado a un mundo de personas cuyo idioma era distinto, no lo entendía. Tenían distintos colores de piel que el mío, el hecho de que todos me amaran fue una experiencia nueva y quizás abrumadora al comienzo”.

El joven tenía 27 años cuando decidió acabar con su vida, su hermano Ronan le rindió un homenaje en sus redes sociales: “Descansa en paz, hermano. Nunca conocí a nadie más fuerte que tú o que superara los obstáculos como tú”.

Mía publicó un mensaje en Twitter recordando a su hijo: “Estamos devastados por la pérdida de Thaddeus, nuestro querido hijo y hermano. Era una persona maravillosa y valiente que superó tantas dificultades en su corta vida. Le echamos de menos. Gracias por las condolencias y palabras de apoyo. Si usted o un ser querido necesita ayuda o si quiere apoyar a una organización que lucha contra la depresión, visite: afsp.org”.

Actualmente, Mía tiene 74 años y continúa trabajando en causas solidarias, asegura que aunque en el amor de pareja no le fue bien, el materno, a pesar del dolor, es el que le da sentido a su vida.

Muchas personas no conocen las adversidades que ha enfrentado la artista. Comparte su dramática pero inspiradora historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!