Muere Olivia de Havilland a los 104 años, la última estrella de «Lo que el viento se llevó»

El mundo del espectáculo está de luto, la legendaria actriz británico-estadounidense-francesa, Olivia De Havilland, ha fallecido tras haber superado el siglo de vida, y el mundo entero lamenta la noticia de su partida.

Era una verdadera leyenda

Tras una extensa y destacada carrera en la gran pantalla será eternamente recordada como «Melanie (Mellie) Hampton», cuñada y mejor amiga de Scarlett, en la icónica película del año 1939, «Lo que el viento se llevó».

Olivia falleció el pasado 25 de julio a los 104 años de edad, mientras dormía tranquilamente en su hogar de París

El pasado 1 de julio había celebrado su cumpleaños, siendo la última superviviente de la película clásica de Hollywood, razón por la cual su fallecimiento ha conmovido especialmente entre sus admiradores.

«Anoche, el mundo perdió un tesoro internacional y yo perdí a una querida amiga y una clienta querida», dijo su ex abogada Suzelle Smith.

Nacida en Japón en 1916, De Havilland tuvo una estricta educación enfocada exclusivamente al mundo del espectáculo, así como también lo fue la de su hermana Joan Fontaine.

Pero tristemente, lo que unió al par no fue más que una cruda rivalidad que desembocó en mensajes mutuos de odio, hasta que en los años 70 dejaron de hablarse por completo. Sin embargo, en el año 2013, cuando Joan falleció, Olivia expresó su dolor.

Desde los años 30, el nombre de Olivia empezó a despuntar entre los principales productores, después de su actuación en «El sueño de una noche de verano», de 1935.

En 1939, consiguió su primera nominación al Óscar por mejor actriz de reparto tras interpretar a Melanie Hamilton en la tan comentada «Lo que el viento se llevó», dirigida por Victor Fleming.

Adiós a la última estrella:

Olivia, además, pasó a la historia tras trabajar junto a Errol Flynn, e intervenir en uno de los litigios más sonados e influyentes de la historia de Hollywood. Ante los abusos de Warner Bros, con quien le unía un contrato por siete años, y a ampliarse si rechazaba papeles, ella no dudó en llevar el asunto a los tribunales, ganando la demanda.

El caso sentó jurisprudencia y dio pie a la llamada Ley De Havilland para proteger a los actores

Continuó trabajando en películas, en papeles secundarios, a lo largo de la década de 1970, antes de dejar su huella en la televisión, en los años 80, ganando un Globo de Oro por su papel en la película hecha para televisión, Anastasia: «El misterio de Anna».

En 2017 había sido nombrada Dama del Imperio Británico, siendo la persona con más edad en recibir esta distinción, premio que recibió totalmente agradecida.

Olivia se destacó por sus papeles en más de 50 películas principales y 2 premios Óscar a la mejor actriz: «La vida íntima de Julia Norris»(1946) y La Heredera (1949)

Tuvo dos hijos: Benjamin Goodrich y Gisèle Galante, fruto de 2 uniones diferentes que acabaron en divorcio. Tristemente, Benjamin murió a los 42 años de una afección cardíaca provocada por la enfermedad de Hodgkin.

En los últimos años de su vida, mostró que estaba más bella que nunca, acostumbraba a resolver los crucigramas del New York Times todos los días, y lo siguió haciendo incluso poco tiempo antes de morir.

Lamentamos la partida de esta bellísima mujer que cautivó a miles de personas con su talento y dulzura a lo largo de toda su trayectoria y que será recordada como un ícono de Hollywood. Enviemos un mensaje de condolencia a sus familiares. ¡Comparte esta noticia!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!