Olivia de Havilland, de “Lo que el viento se llevó”, a sus 102 años está más hermosa que nunca

Existen películas que marcan nuestras vidas para siempre, y por más que alguno de nosotros no hayamos nacido cuando se estrenaron, su paso por la historia es tan representativo que forman parte ya de una generación.

Tal como con el mítico filme “Gone with the Wind” (Lo que el viento se llevó), lanzada en 1939.

La actriz principal Vivien Leigh fue elegida entre más de 1.000 candidatas para el papel de Scarlett O’Hara y tardaron 2 años hasta dar con Clark Gable para el papel masculino principal de Rhett Butler.

Esta es una mítica escena de la película que nadie olvidará

Dentro de los personajes más destacados está Olivia de Havilland, quien ganó una nominación al premio de la academia por su interpretación en el papel Melanie Hamilton, cuñada y mejor amiga de Scarlett. 

Y aunque la mayoría de los personajes ya han pasado a mejor vida, Olivia todavía vive y el próximo mes de julio celebrará nada menos que su 103 cumpleaños.

Melanie, junto al de Scarlett es uno de los personajes más recordados

La legendaria película cumple 80 años desde su lanzamiento

“Lo que el viento se llevó” tiene como escenario el sur de los Estados Unidos, en la época de la guerra civil estadounidense, donde Olivia tuvo un interés amoroso conflictivo para Scarlett O’Hara.

Después del rotundo éxito, Olivia apareció en más de 50 películas y ha recibido galardones por su aparición en la pantalla chica. Aunque hace 3 décadas que ya se retiró del cine, se convirtió en la persona más anciana en ser nombrada “Comandante de la Dama” cuando asistió al cumpleaños de la reina Isabel II.

Tras convertirse dos veces en ganadora de los Oscar, su encanto permanece con el tiempo

Nacida en Japón y de padres británicos, tiene ciudadanía estadounidense, británica y francesa.

Hablando de los momentos memorables de la película, recordó cuando ayudó a Clark Gable a representar una difícil escena cuando se suponía que él lloraría después de la muerte de su hija en la pantalla.

“¿Y crees que Clark casi se rinde?”, dijo Olivia

“Se trataba de una sola escena. Recuerdo haber hablado con Clark sobre la escena en la que se supone que debe llorar. Estaba preocupado: ya ves, nunca antes había llorado en la pantalla. Pensó que no era masculino llorar”.

“Y yo le dije: ‘Las lágrimas denotan fuerza de carácter, no debilidad. Llorar te hace intensamente humano. Estuvo de acuerdo, lo ensayó y resultó ser una de las escenas más memorables de la película”, confiesa.

Esta increíble mujer, a sus casi 103 años, hace el crucigrama del New York Times todos los días.

Y muchos aseguran que como el buen vino… mejora con el tiempo

NYT

Esperamos que en su próximo cumpleaños esté rodeada del amor de los suyos. Y que sus últimos años en esta tierra siga recibiendo todos los honores que merece.

Comparte esta historia con todos tus amigos, más de uno querrá recordar esta película que marcó un hito en la trayectoria del cine.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!