Muere la niña de 8 años que emocionó al mundo por su gran amor hacia los perros

La pequeña Emma Mertens, de 8 años, perdió su batalla contra el raro tumor cerebral que sentenció su vida desde su diagnóstico recibido a principios de este año. No sólo su familia está destrozada por la lamentable pérdida, sino las miles de personas que de terminaron conectadas con su historia.

Emma era una niña especial y amante de los animales pero los perros eran su gran debilidad. 

Su diagnóstico llegó en el mes de enero de 2019 y en febrero sus padres solicitaron a través de las redes que las personas enviaran cartas de aliento y fotografías de sus mascotas para alentar a la pequeña en su lucha contra el cáncer.

En poco tiempo, la familia recibió más de 75.000 cartas de más de 50 países diferentes. 

Todos esperaban la recuperación de la chiquilla; sin embargo, una mala jugada de la enfermedad cerró sus ojos hace casi una semana. El pasado domingo 17 de noviembre Emma falleció en su residencia rodeada de sus padres.

La pequeña había pasado todo el año luchando contra un Glioma Pontino Intrínseco Difuso, un tumor que crece en el tronco encefálico, el cual conecta al cuello con la columna vertebral.

El tumor era inoperable debido al área en el cual estaba ubicado.

Antes de ser diagnosticada, Emma era una niña muy activa que amaba los deporte y especialmente la natación. Su gran corazón tenía una fuerte debilidad: los animales. Por ese motivo, después de las miles de cartas que recibió en solidaridad por su condición, unos oficiales decidieron darle otra sorpresa más.

En marzo, recibió una visita especial de más de 35 equipos K-9 de todo el estado de Wisconsin que invadieron su residencia para llenara de energías.

A finales de agosto fue el cumpleaños número 8 de Emma y sus padres lo celebraron de un modo bastante peculiar: anunciaron el lanzamiento de la Fundación Emma Loves Dogs, cuya misión es proporcionar “asistencia financiera a organizaciones que comparten la pasión de Emma por ayudar a los animales, como las unidades policiales K-9 y refugios de animales”.


Como lo anunciaron sus padres, la pequeña se marchó dejando como legado grandes enseñanzas para todos. Por eso su familia solicitó que en lugar de enviar flores las personas se encargaran de mantener viva la memoria de Emma, a través de aportes a su fundación.

Además de esto, se les solicitó a los asistentes a los actos fúnebres que utilizaran camisetas color azul por ser este el color favorito de la pequeña, o llevar las camisas del equipo de Emma.

Esta ha sido una pérdida muy dolorosa para todos los que han seguido de cerca su historia, pero no tenemos dudas de que Emma no sólo ha dejado un gran vacío sino un gran ejemplo de solidaridad con los más vulnerables.

Por favor comparte esta historia y une tus oraciones con las miles de personas que desean la pequeña vuele alto en el cielo y desde allí vea con amor a sus papitos y todos los beneficiados con su fundación.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!