Muere el hombre de 420 kilos que conmovió a su país en su lucha contra la obesidad

La obesidad es por mucho una de las enfermedades más difíciles de combatir, no solo física sino emocionalmente, además, lentamente está calando en nuestra sociedad y cada vez más personas jóvenes se ven afectadas.

Lamentablemente, a medida que se combate esta enfermedad, también están quienes la celebran e incluso le ponen un título a algo que solo te va deteriorando lentamente hasta acabar por completo con tu vida.

Barry era un fanático del fútbol y la comida chatarra.

No hablamos de solo unos kilos de más o personas que por naturaleza son rellenitas, sino de aquellas que se limitan hacer vida en pocos metros cuadrados donde engordan tanto que ni siquiera pueden valerse por sí mismos.

Una de esas personas era Barry Austin, un hombre que obtuvo el título como el hombre más gordo de Gran Bretaña y partió de este mundo tras sufrir varias complicaciones de salud.

Barry murió a los 52 años de edad.

Barry era un fiel fanático de Birminghan City, fue el tema central del documental de Sky One 2005 Inside Britain´s Fattest Man, presentado por Richard Hammond. También participó en la comedia dramática protagonizada por Timothy Spall y Bobby Ball.

A pesar del constante entusiasmo que tenía Barry, la verdad, es que su estado de salud se deterioraba con el tiempo. En el 2012 perdió casi 20 kilos tras colocarse una banda gástrica mientras se preparaba para casarse con su prometida de entonces Debbie Kirby, de 50 años de edad.

Barry llegó a pesar un máximo de 412 kilos, en noviembre del año 2009 pesaba 250 kilos y comenzó un plan de dieta para perder por lo menos 60 kilos.

Durante un tiempo mantuvo sus nuevos hábitos, pero con la muerte de su madre, de 80 años, sufrió una recaída y continuó consumiendo cada día miles de calorías.

Consumía cerca de 29.000 calorías y bebía 12 litros de gaseosa al día.

En los últimos años venía presentando graves problemas respiratorios así como delicadas lesiones en sus piernas, incluyendo un gran absceso que pesaba varios kilos.

Tras su fallecimiento Birmingham City escribió:

“Nos entristece saber del fallecimiento de Barry Austin. Un fanático de Blues de toda la vida. Su amor por el Blues era incuestionable. Que descanse en Paz, Baz”.

Ante la lamentable noticia muchos fanáticos del fútbol han rendido homenaje al hombre que un día fue el más obeso de Gran Bretaña. Un fanático comentó:

“Noticias muy tristes, un gran personaje cuando visitamos el blues como fanáticos ausentes. Siempre mantenía una sonrisa. Descansa en paz”.

Alguien más comentó:

“Lo conocí en Dome. Tuve una charla con él. Un chico encantador. Que descanse en Paz.”

Barry se ha marchado y su legado como el hombre más gordo de Gran Bretaña  ha pasado a un fanático de las aplicaciones de comida para llevar, Jason Holton, de 30 años, de Camberley.

Hace unos meses, Jason, fue sacado de su apartamento del tercer piso por el servicio de bomberos después de estar encerrado durante cinco días.

Son muchas las personas que aunque tengan una sonrisa en su rostro están batallando guerras internas. Por favor, seamos empáticos y recordemos que nadie debería sentirse atrapado en su propio cuerpo. ¡Comparte!