El cielo tiene un nuevo héroe–Miguel Antonio, el joven de 20 años que murió salvando una vida

Miguel Antonio Ayala Armenta, un joven bombero de 20 años de origen mexicano, falleció cumpliendo su deber, entregando hasta su último aliento por ayudar al prójimo, como lo hizo todos los días de su vida. Es por eso que muchos coinciden en que “el cielo ha ganado un nuevo héroe”.

Pertenecía al grupo de salvamento y rescate acuático de Bomberos de El Fuerte, en Sinaloa. Era voluntario paramédico de la Cruz Roja Mexicana y elemento de Protección Civil del Pueblo Mágico. Acababa de egresar de la escuela de Enfermería.

El pasado 27 de junio perdió la vida en su intento de hallar a un pescador desaparecido en las aguas de la presa Miguel Hidalgo y Costilla, en El Fuerte.

Se encontraba buceando a 25 metros de profundidad cuando ocurrió la tragedia.

Sus compañeros trataron de liberarlo de las ramas donde quedó atorado, poniendo en riesgo sus propias vidas, pero cuando por fin llegaron a él, su corazón ya había dejado de latir.

De luto rescatistas del norte de Sinaloa

De luto rescatistas del norte de SinaloaEl Fuerte, Sinaloa.- Una tragedia sorprendió al equipo de rescatistas que realizaban trabajos de búsqueda de un desaparecido en la presa Miguel HidalgoUno de sus elementos falleció hoy al filo de las 15:00 horas.Miguel Antonio Ayala Armenta, de 20 años, originario de El Fuerte, Sinaloa, se encontraba aproximadamente a 25 metros de profundidad.Repentinamente quedó atorado con unos palos que están en el fondo de la presa.De inmediato sus compañeros se percataron e intentaron liberarlo, poniendo en riesgo incluso su propia vida. Pusieron todo su esfuerzo, pero ya era muy tarde, el joven rescatista paramédico ya había fallecido.Ya en la superficie se le aplicó “RCP” resucitación cardiopulmonar, pero ya no se le puedo salvar la vida.El joven, recién egresado de la escuela de enfermería, era uno de los buzos de rescate de El Fuerte que acudieron en apoyo en la búsqueda del desaparecido en esa zona.

Publiée par En Sinaloa sur Jeudi 27 juin 2019

Su padre, Osvaldo Ayala Armenta, de 48 años de edad, lo recuerda como un joven siempre servicial, bien portado, con ganas de servir siempre al que más lo necesite.

“Mi hijo nomás escuchaba una sirena y me decía ‘padre me están ocupando, me llaman’, y se alistaba para irse. Yo me quedaba con la angustia de que probablemente ya no regresaría, le echaba la bendición. Así estuvo trabajando, prestando su servicio de voluntario a la sociedad y a quien lo ocupaba. Acababa de terminar su carrera de enfermería, también se graduó como paramédico, tenía muchos planes a futuro y nosotros siempre lo apoyamos. Era su decisión, era nuestro hijo, es nuestro hijo, nunca va a dejar de serlo y donde quiera que esté, lo vamos a seguir amando, lo vamos a tener siempre con nosotros. Hijo mío, Dios te tenga en su gloria, mijo”, fueron las conmovedoras palabras, entre lágrimas, de su padre.

Su novia, Claudia, de 22 años, también relató lo que significaba Miguel en su vida:

“Teníamos siete meses, pero parecía que eran años. Nuestro plan era casarnos el próximo año. Era muy alegre, le gustaba mucho bailar, nunca estaba triste, siempre dijo que debíamos darle buena cara a la vida. Siempre fue maravilloso, con él iba a casarme y tener hijos, él quería tener muchos Miguelitos”.

Un compañero cuenta que el día del accidente, Miguel se ofreció a bajar y hacer la primera inmersión cuando buscaban al pescador. Pero los que estaban arriba no sabían lo que pasaba allá abajo. “Sólo escuchábamos los gritos del compañero que se metió con él”, dijo.

“Fueron momentos difíciles, sentimos angustia e impotencia por no poder ayudarlo, porque estaba a 25 metros de profundidad, pero la verdad hicimos lo que pudimos. Era muy alegre, servicial y querido por todos, quería andar en todos los servicios y rescates; hicimos muchos rescates juntos, amamos lo que hacemos y a cualquiera le pudo haber pasado”, relata.

Todos los que lo conocieron dan fe de su valentía, de su pasión por ayudar a todo aquel que necesitara una mano, de ser un guerrero y llegar en todo hasta el final.

“Era de los primeros en responder a las emergencias y rescates acuáticos. Era sociable y muy feliz, siempre sonriente y divertido, atento a los problemas de todos. Se nos fue un gran compañero y amigo, pero no vamos a dejar morir su recuerdo; me siento muy orgulloso de él porque era una extraordinaria persona”, recalcó Mario Armenta, bombero y compañero de aventuras.

Miguel Antonio fue velado en su hogar, donde se vivieron especiales momentos de dolor, ante la concurrencia masiva de autoridades, familiares, vecinos y amigos que lloraron la partida de un grande. Fue despedido con guardia de honor.

Despiden con honores a Miguel Antonio El rescatista que murió en cumplimiento de su deber

Despiden con honores a Miguel Antonio El rescatista que murió en cumplimiento de su deber El Fuerte, Sinaloa.- Con un emotivo homenaje fue despedido el joven rescatista Miguel Antonio Ayala, quien murió el pasado miércoles en la presa Miguel Hidalgo, mientras realizaba trabajos de rescate.Cientos de personas, entre amigos y compañeros, le dieron el último adiós en medio de aplausos y llanto de sus allegados.Decenas de compañeros socorristas de Cruz Roja y bomberos, además de Protección Civil, se abocaron para montar la guardia de Honor al rededor del féretro del joven rescatista, al que todos llaman héroe y que su compañeros describieron como una persona con vocación de servicio, la cual dio su vida en cumplimiento de su deber, realizando lo que más le apasionada: ayudar al prójimo. Una larga caravana de vehículos lo acompañó hasta su última morada, entre ambulancias y motocicletas de voluntarios de Protección Civil. Toda la ciudad se paralizó por unos momentos al paso del cortejo fúnebre, muestra inequívoca de solidaridad y respeto hacia el joven que dedicó su vida a preservar la de los demás.

Publiée par Adolfo Sepulveda sur Samedi 29 juin 2019

“Descanse en paz un joven que dedicó su vida de manera altruista a ayudar al prójimo, y lo hizo hasta su último aliento”, se podía leer en la lápida mortuoria.

La Cruz Roja Mexicana Delegación El Fuerte, no se pudo quedar indiferente ante una pérdida así, y entregó un reconocimiento a Miguel Antonio por sus 5 años de servicio altruista como asociado voluntario en la benemérita institución.

Elementos de Cruz Roja, Bomberos y Protección Civil rindieron un homenaje de cuerpo presente en honor a Miguel Antonio en las instalaciones de la benemérita institución Delegación El Fuerte.

Es una dolorosa tragedia y una pena que almas tan nobles y con todo el futuro por delante partan así de este mundo. Enviemos un mensaje de solidaridad a toda su familia. ¡Vuela alto, campeón!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!