Pierde la vida a los 35 años por tomar 4 bebidas energizantes y varias tazas de café al día

Mick Clarke perdió la vida inesperadamente a muy corta edad. Durante los últimos años adoraba hacer ejercicio, correr largos maratones y nunca fumó.

Sin embargo, el conductor de camiones fue hallado sin vida por haber sufrido un ataque al corazón. Fue entonces cuando su madre, Shani Clarke comprendió que su hijo llevaba un estilo de mucho menos saludable de lo que ella había imaginado.

Mick perdió la vida con apenas 35 años.

Unas semanas antes de perder a Mick, Shani lo acompañó a lavar su auto. Mientras sacaba la basura que se encontraba en el vehículo, se dio cuenta de que habían demasiadas latas de bebidas energizantes.

Como toda madre, comenzó a preocuparse pero jamás se hubiese imaginado que realmente su hijo estuviese tomando hasta cuatro de esas bebidas diariamente.

“Espero que no estés tomando demasiadas de esas bebidas”.

La conversación no llegó muy lejos, Mick simplemente se encogió de hombros y continuó con la limpieza del auto. Ahora, en retrospectiva, Shani recuerda que podía escuchar el televisor de su hijo encendido en la madrugada a pesar de que tenía que trabajar muy temprano al día siguiente.

El único síntoma que llegó a mostrar de que algo no andaba del todo bien, lo confundió con un dolor estomacal.

“Los médicos dijeron que pudo haber confundido la indigestión con lo que en realidad había sido un leve ataque al corazón”.

Las bebidas energizantes contienen un alto contenido en cafeína y los expertos recomiendan no consumir más de 400 mg al día de esta sustancia.

Sin embargo, cada una de las latas que Mick consumía tenían al menos 160 mg, de modo que su cuerpo estaba viéndose terriblemente afectado y cada vez sentía mayor necesidad de consumir más y más bebidas energizantes.

“Tomaba cuatro bebidas energizantes al día y cuando llegaba a casa también se preparaba varias tazas de café”.

La autopsia reveló que Mick tenía fuertes cicatrices miocárdicas como secuelas de un ataque al corazón que fue leve y del cual no se enteró. Cuando menos lo esperaba, su cuerpo finalmente colapsó como producto del efecto de la cafeína.

La bebida energizante favorita de Mick era la de marca Monster.

Ahora, Shani ha decidido crear conciencia sobre el peligro de estas bebidas. Ha compartido la historia de su hijo e incluso creó un grupo en Facebook para que otras personas con esta adicción puedan compartir su proceso de recuperación.

Comparte esta historia para acompañar a Shani en su dolor y ayudar a propagar este importante mensaje que podría salvar la vida de muchos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!