«Me recordó a mi hijo» – Rompe en llanto al sacar del mar a un niño que luchaba por sobrevivir

Para todos aquellos que creen que ser bombero voluntario es sencillo, o piensan que hay que estar demente para serlo, para los que dicen que siempre llegan tarde, para los que piensan que solo los bomberos de las películas o de las grandes ciudades son los que realmente ponen en peligro su vida y no saben de emociones, para todos ellos es la siguiente historia.

Un suceso aterrador y triste para cualquiera le ocurrió al cabo Joel Júnior Silva, un entregado profesional en rescatar vidas y, en este caso, lo hizo con la de un pequeñito de tan solo 4 de edad, quien se encontraba nadando en el mar junto a otro niño de 10, uno de 13 y otro de 18, y que fueron arrastrados por la marea.

El hecho pudo ser captado por las cámaras de algunos bañistas en la playa de Asturias, Guarujá, Brasil, y en las imágenes se observa claramente cuando el rescatista sale en búsqueda de los niños junto a otros compañeros del equipo bomberil, que logró llegar a tiempo y evitar que se ahogaran.

Silva saliendo del mar con el pequeño en brazos

Sin embargo, la escena más emotiva se observó cuando Silva salió con el más pequeño en brazos y no pudo aguantar las lágrimas que brotaron a borbotones de sus ojos. Joel dijo que el menor estaba muy nervioso y le recordó a su hijo, que tiene la misma edad.

“En ese momento me acordé de mi hijo y me emocioné mucho. Tuve que intentar contener la adrenalina para llevarlo a la franja de arena. La foto tomada muestra que estoy con él en mis brazos, como si fuera mi hijo, la emoción fue muy fuerte. Fue tomada justo cuando me estaba secando las lágrimas”, dijo el bombero.

Y es que, era tan pequeño y vulnerable que no cabía en el flotador. Fue entonces cuando nuestro héroe lo tomó y lo vio muy asustado. El niño lo abrazó tan fuerte como lo hace su propio hijo cuando siente miedo de algo, por eso el llanto de emoción.

“El pequeño estuvo en la playa de Asturias el pasado fin de semana. Estaba nadando con un niño de 10 años, uno de 13 años y otro de 18, todos de la misma familia. Mientras jugaban con boyas en la parte poco profunda del mar, fueron arrastrados por la corriente y de inmediato fui en su auxilio”, dijo el bombero.

Por su parte, los padres de los niños recibieron orientación estricta sobre los cuidados necesarios que se deben tener cuando se está en un espacio abierto con niños. Por fortuna, nadie resultó herido o con secuelas. Tan solo fue el susto, pero, de seguro que este hombre jamás olvidará a ese niño en cual se reflejaron los ojitos de su propio bebé.

El rescatista asegura que le sorprendieron las repercusiones de lo sucedido, ya que nunca se imaginó que la historia tuviese tanta divulgación a través de los medios y de las redes sociales, sobre todo porque no publicó nada y nunca antes se había movido tan rápido en un rescate, lo que esta vez le fue inevitable.

Afortunadamente, personas como Joel siempre van a actuar como héroes mostrando la mejor parte de los seres humanos ante una situación de peligro. Comparte este emotivo rescate.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!