Un perro encuentra un “juguete para adultos” de sus dueños y se niega a soltarlo

Jonny Dean-Hastie, de 39 años, y su esposo, Chris Hastie, de 36 años, permitieron como último recurso que su mascota, un perro de raza labrador, utilizara un consolador como juguete, ya que había destruido todos los demás juguetes.

Jamás imaginaron que su mascota de 4 años se obsesionara con el consolador comprado por el ex-compañero de Chris hace varios años. Desde que lo vio no lo quiso soltar.

Lo vio por casualidad. El consolador se había colado a la puerta como un gesto de broma, pero no sabíamos que le llamaría tanto la atención, se obsesionaba por tenerlo y no lo comparte con nadie.

Esta pareja ha tratado de alejar ese objeto de su Pi, su mascota. Mantuvieron por varios días la puerta del dormitorio cerrada para que no pudiera subir a la cama, pero era increíble cómo perseguía al consolador y una vez que lo alcanzaba lo llevaba a cualquier parte de la casa.

Jonny, quien es vicepresidente de la empresa de mobiliario de hostelería Lewis Mittman, dijo Pi fue un can de rescate que adoptaron después de que le diagnosticaron tos de perrera.

Dijo que Pi jugó con el consolador un par de veces al día durante unos 15 minutos cada vez.

No queríamos que nuestros vecinos vieran el tipo de juguete con el que se había encariñado. Es increíble ver a Pi como se desvive por su juguete, quiere llevarlo a todas partes, pero creo que no sería bien visto por las personas ver a un perro por la calle con un consolador en la boca”.

Esta pareja se conoció en 2012 y se casó el año pasado y hasta entonces han criado a 15 perros en 3 años.

VER TAMBIÉN:  El anuncio de la Lotería de Navidad enloquece las redes con una historia de amor de otro planeta

Fuera de su singular gusto por estos extraños juguetes, Pi ha demostrado que solo necesitaba un hogar donde vivir, es realmente feliz.

Sus dueños están tratando de cambiar su juguete favorito, pues daría mucho de que conversar si pasea por la calle de la ciudad con un consolador.

Facebook

Esperan que se adapte a un nuevo juguete y pierda el interés por este particular objeto.

Es gracioso pero extraño a la vez, sin embargo, acá aplica bien aquel famoso refrán: “Entre gustos y colores, no han escrito los autores”.

No cabe duda de que es un juguete muy particular. Comparte esta historia con tus amigos, es recomendable tener ciertos objetos alejados de las mascotas de la casa.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!