Una valiente sobreviviente corre por primera vez 5 kilómetros tras haber perdido su pierna

La batalla contra el cáncer nunca ha sido nada sencilla, pero muchos pacientes luchan como verdaderos guerreros para sanarse y no dejar que la enfermedad les quite sus sueños. El coraje y persistencia de algunos hace que su historia se convierta en un verdadero ejemplo. Tal como la de Marisa Cogswell de Austin, Texas, quien con sólo 25 años ya se ha enfrentado a un extraño tipo de cáncer.

Marisa fue diagnosticada con sarcoma sinovial el año pasado. Este extraño cáncer afecta a una persona en un millón y es esa oportunidad le tocó a esta madre primeriza.

La joven es corredora por excelencia, pero después de someterse a seis ciclos de quimioterapia también perdió su pierna izquierda. La mujer fue sometida a una cirugía en la cual le amputaron la pierna izquierda debajo de su rodilla como parte del tratamiento.

Sin duda, este fue un duro golpe para ella. Durante un par de años, Marisa había tenido una especie de quiste en el pie izquierdo, el cual pensó que se debía a un golpe recibido.

No obstante al consultar con un podólogo se descubrió que era canceroso. Ese fue el momento más desgarrador en la vida de Marisa, quien sólo tenía 6 semanas de haber dado a luz a su primera hija.

“Mi mente fue directamente a mi hija de seis semanas. No quería morir y dejar a mi hija sin madre. En ese momento no teníamos idea de si el cáncer se había diseminado, así que sentí que me habían dado una sentencia de muerte”, declaró la mujer.

Debido al tiempo que Marisa había durado con el “golpe” en su pie, la mujer pensó que el cáncer ya había invadido todo su organismo. Afortunadamente, esto no fue así y después de someterse a una tomografía computarizada pudieron cerciorarse de que existían esperanzas para ella. De inmediato, debió iniciar con el ciclo de quimioterapias.

Además de cáncer, perder su pierna fue un duro golpe para la mujer. Antes de enterarse que estaba embarazada, Marisa se preparaba para correr 5K. Al dar a luz, la atleta consideró posible realizar la competencia pero nuevamente debía alejarse de su propósito, ahora por la desgarradora noticia de su enfermedad.

Con su tratamiento, Marisa pudo liberarse del cáncer pero perder su pierna fue algo que la desalentó enormemente. Por esa razón, para ella fue una gran alegría recibir una prótesis con la cual logró correr por primera vez después de un año de haber perdido su pierna.

“Ese momento fue realmente especial para mí. Espero que mi historia pueda alentar e inspirar a otros para que ellos también puedan lograr cualquier cosa si realmente lo desean”, comentó Marisa.

Unilad

La mujer no oculta su angustia ante la posibilidad de que el cáncer pueda volver. Esa amenaza es una constante, pero Marisa no está dispuesta a dejarse caer entre altibajos y disfruta con gran alegría la posibilidad de volver a correr después de un año de haber perdido su pierna por el cáncer.

Esta guerrera está entrenando nuevamente para poder correr las 5K que ha debido suspender en dos oportunidades. Primero por su embarazo y luego por el cáncer.

¡Ánimos Marisa! Estamos seguros que pronto podrás correr 5K y más. Comparte la historia de esta mujer y ayuda con su propósito de inspirar a más personas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!