Entra al quirófano por una liposucción y sale con una rinoplastia por “un favor” del médico

Todas las operaciones, incluyendo las de motivos estéticos, son algo sumamente delicado y que se deben hacer con los mejores especialistas posibles. Sin embargo, hay miles de casos de personas que despiertan verdaderamente horrorizados con el resultado de sus cirugías. Mariela apareció en un capítulo de la serie Botched de E! y explicó su fatal experiencia durante una liposucción.

Mariela tiene actualmente 41 años.

Durante años había tenido muchos problemas con su peso, las personas a su alrededor solían molestarla y burlarse de ella así que pensó que lo mejor sería someterse a esa operación.

Después de mucho pensarlo decidió hacerlo en Perú, en donde además podía pasar unos días descansando y visitando a sus familiares.

Mariela había querido hacerse la liposucción desde que tenía 19 años.

Mariela realizó todas las gestiones necesarias para asegurarse de que tendría un cirujano de primera. Tras mucho investigar concretó el día de la operación y conoció al médico encargado de su caso un día después de su llegada a Perú.

Era muy famoso. Era como el doctor Beverly Hills de Perú. Me dijo que todo era muy sencillo y que lo haría al día siguiente”.

Mariela se dirigió muy emocionada a su operación pero cuando despertó sus ojos no podían creer el resultado. El médico había realizado la liposucción como lo habían acordado pero también se tomó “una libertad” para modificar por completo el rostro de Mariela sin su consentimiento.

Entré por una liposucción y desperté con una rinoplastia. Justo cuando desperté el médico me dijo que lo había hecho como ‘un favor’. Estaba muy molesta”.

Lo más indignante de todo era que el trabajo de nariz no había sido nada favorable. No sólo modificó su cuerpo sin su consentimiento sino que también la dejó con una nueva y terrible inseguridad con la que tendría que lidiar el resto de su vida.

“No supe en el momento lo horrible que había quedado. El médico me dijo que estaba inflamado pero que luciría genial”.

Esa fue la última vez que Mariela vio al médico. Después desapareció por completo y no se responsabilizó de sus terribles errores. Mariela explicó su dura experiencia en un intento de crear conciencia sobre los terribles riesgos de someterse a una operación sin contar con cirujanos verdaderamente profesionales.

“Nunca antes había tenido problemas con mi nariz. Era la nariz con la que había nacido y me gustaba”.

Daily Mail

Lamentamos el terrible trato que Mariela recibió por parte de este médico, esperamos que se haga justicia, comparte su testimonio.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!