La madre soltera de 39 años con cáncer terminal que suplicó un milagro, pierde la batalla

Giulianna Ramírez fue una valiente madre soltera de 39 años, y reconocida modelo internacional, originaria de Perú, residente en San Antonio, Texas (Estados Unidos).

Su inspirador legado de lucha en contra de una de las enfermedades más silenciosas y traicioneras, el cáncer; ha dejado huella en todos quienes conocieron su historia desde que se hizo viral en junio de 2020.

Giulianna era madre de tres hijos a quienes los sacó adelante completamente sola

madre

La exmodelo se había centrado en criar a sus tres hijos: Cedric, de ahora 19 años, Gianna de 5, y Cruz de 3, sin el apoyo del padre.

A pesar de todo, se consideraba la mujer más afortunada y feliz, pero a principios de junio tras una colonoscopia, los médicos le diagnosticaron cáncer de colon avanzado en etapa cuatro.

Giulianna aseguró que la noticia no pudo menos que dejarla sorprendida y devastada, ya que siempre fue muy saludable, era corredora, se mantenía en forma, y tenía una dieta vegana.

«No tuve síntomas, excepto un mes antes de la colonoscopia, sentía que algo andaba mal porque mis evacuaciones intestinales tenían sangre. Acababa de tener un bebé un año antes, así que pensé: ‘En todo caso, habrían sabido del cáncer durante todas mis revisiones durante mi embarazo'», sentenció.

Sin embargo, eso no era lo peor. Solo cuatro días antes de la cirugía en el Centro Médico Mount Sinai, en Miami Beach, los médicos le revelaron un diagnóstico más delicado aún.

«El médico estaba literalmente llorando, nunca he visto a un médico llorar por un paciente en mi experiencia personal, y dijo: ‘Lo siento mucho… pero el cáncer es realmente grave'».

«Estaba destrozada… Me tuvieron que poner morfina, lloré y lloré sin parar durante cuatro horas seguidas diciéndole a Dios que por qué a mí», recordó Giulianna.

Y es que, en ese punto el cáncer ya había hecho metástasis en el hígado, pulmones, pelvis y muy probablemente en los ganglios linfáticos.

Ella recordó con especial dolor cómo «cada vez que veía entrar a un médico en la habitación era una sentencia mortal». Además, todo era más grave y difícil de sobrellevar a causa del coronavirus.

«En las etapas dolorosas, no tenía a nadie que me sostuviera la mano y nadie que me dijera que todo iba a estar bien», explicó. «Los médicos y las enfermeras son geniales, pero no me conocen. Es increíblemente solitario y aterrador… ha sido muy, muy difícil».

Dentro de todo lo duro que resultaba batallar contra el dolor y el panorama desolador de una partida segura, lo que más la tenía desconsolada era la sola idea de no ver a crecer sus hijos.

Pero, al mismo tiempo, ellos siempre fueron su motor para jamás dejar de luchar y suplicar un milagro.

Tiempo después, Guilianna comenzó a difundir varios vídeos y conmovedoras imágenes desde la cama del hospital, que las compartió en su cuenta oficial de Instagram @newgiulianna777, dejando a todos devastados.

«Yo lo único que pienso es en mis hijos, que yo estoy sola, que ellos no tienen a nadie más. Pensar que probablemente no los veré crecer, qué será de ellos», expresó entre lágrimas.

«No tengo miedo a morir, solo me entristece el dolor que voy a dejar”, dijo en otro momento, tocando la fibra más sensible de muchos en las redes.

Finalmente, el momento más devastador lo enfrentó cuando los médicos le dijeron que no podían hacer nada más por ella, así que le recomendaron que fuera a un hospicio para un tratamiento paliativo.

Y es que, por si fuera poco, las quimioterapias, lejos de ayudarla la estaban perjudicando, ya que su organismo comenzó a rechazarlas. Sumado a que después fueron varios los tumores que le encontraron en diversos órganos, comprometiendo gravemente su sistema respiratorio.

Fue por eso que, con el corazón partido, decidió firmar la patria potestad de sus hijos a una amiga, quien se comprometió a no dejarlos solos cuando ella ya no estuviera.

«El sol todavía sale cada mañana, mientras pueda respirar todavía hay esperanza y una oportunidad y voluntad para seguir adelante. Rezo para sanar y pronto podría ser todo lo que quiero ser para ellos»,  fue la última publicación de Giulianna dejando a todos con un nudo en la garganta.

En la página de GoFundMe que abrieron para Giulianna, además de pedir ayuda económica para sus costosos tratamientos, dieron a conocer que ella no estaba dispuesta a darse por vencida.

Afortunadamente, el apoyo para esta valiente madre fue masivo, y contó con una abrumadora ola de emotivos mensajes y más de 160.000 dólares para costear la educación de sus hijos.

Ella quiso agotar su última esperanza acudiendo al «Hope for Cancer Center», en Tijuana México, para un tratamiento intensivo diario de tres semanas, que está dirigido a las etapas terminales.

Sin embargo, tristemente su suerte estaba echada, y el pasado 28 de enero, se difundió la noticia de su partida:

«La hermosa Giulianna perdió su batalla contra el cáncer. Gracias a todos los que la ayudaron en esta lucha. Ella luchó muy duro. Gracias a vuestra ayuda se ha sentido muy querida y apoyada durante todo este proceso. Por favor mantenga a su familia y amigos en sus oraciones. Gracias nuevamente ángeles de la tierra por todo lo que han hecho, son un regalo para este Planeta», se lee en su página de GoFundMe.

El paso de esta joven madre por la tierra no dejó a nadie indiferente. En medio de su dolor quiso que su historia se difundiera para que a nadie más le pasara lo mismo.

«Las personas no deben esperar a tener 45 años para realizarse una colonoscopia, esta es la guerra de mi vida, nunca pensé que me llegara a pasar a mí», advirtió.

Enviemos toda nuestra fuerza y oraciones a toda su familia, especialmente a sus tres hijos, para que encuentren consuelo en estos duros momentos. Estamos seguros que desde el cielo, Giulianna será su ángel permanente que jamás dejará de velar por ellos.