Una madre rompe a llorar con la última vez que tuvo que amamantar a su hija y se hace viral

La lactancia es una etapa en la vida de las mujeres que para muchas se puede convertir en algo sumamente doloroso, pero ninguna contradice que es uno de los actos de amor más genuinos de la naturaleza, y de eso se genera un vínculo extremadamente fuerte con los pequeños, especialmente debido a la hormona oxitocina que se genera, creando una fuente de apego del bebé con su madre que no tiene precio.

Otras deciden administarle fórmula por las razones que fuere, pero lo que nadie discute es que cuando llega el momento de decirle adiós a esa etapa, muchos sentimientos encontrados surgen en el corazón de la madre, al darse cuento que su hijo ya prácticamente no es un bebé.

Es precisamente lo que una madre bloguera llamada Maya Vorderstrasse ha querido reflejar en su última publicación en su cuenta de Instagram, compartiendo dos imágenes comparativas de la primera vez que amamantó a su hija vs la última.

En la misma publicación ha publicado además un video que grafica perfectamente todos esos sentimientos que embargan el corazón de toda madre en ese momento de despedida a una etapa que termina.

Las emotivas imágenes han logrado conmover a miles de sus seguidoras y mujeres en el mundo entero que se han sentido totalmente identificadas con sus imágenes y su potente mensaje.

“El primer y último momento que mi preciosa Hazel fue amamantada. No sabía que una persona podía sentirse tan orgullosa y tan rota al mismo tiempo. Ahora estoy hormonal, emocional y soy un desastre mental. Alzar mi brazo en esta fotografía fue muy difícil para mí, porque debía tratar de vencer las lágrimas incontrolables: esta fotografía significaría que nunca volvería a amamantar a mi Hazel de nuevo. He amamantado por tanto tiempo, que ya no sé lo que es no hacerlo”, comienza el relato de Maya.

View this post on Instagram

The first and last time my precious Hazel ever nursed. I didn’t know that one person could feel so proud and so broken at the same time, right now I am a hormonal, emotional, and mental mess. Raising my arm in this picture was very difficult for me as I had to fight through uncontrollable tears: this picture meant that I would never breastfeed my Hazel ever again. I have been nursing for so long, that I don’t know what it’s like to not nurse anymore. As I looked behind the camera, Tim is crying like I had never seen him cry before, like seriously, a deep gut cry. I was her comfort, her safe place, and I hope she still finds me that way. A month shy of 2 years old, she finally has a bed in a shared bedroom with her sister. We bought Hazel her first bed, used any distraction we could come up with, snacks and new toys to keep her mind off of it. Tim has taken over bedtime completely, including all nighttime wakings. We are on our third day, and every day gets a little bit easier. The guilt I feel for not putting her to bed is so intense and I can’t wait to go back to it once she doesn’t ask to nurse anymore. Closing a chapter is painful, but I am hopeful that this new season of our lives will also be special in its own way. Through this maturation step she will not only grow more independent, but I will get a much needed break. She unlatched for the last time and sobbingly I said to Tim: “I did my best”. He hugged me and responded with: “No. You did THE best, because you gave her your all”. I love my family and am so thankful for such special and unforgettable moments like these. 💛 *my lazy boob has no clue about what’s going on, but thoughts and prayers are accepted for my good one, I really think it might explode🤱🏻 **thank you Tim, for insisting on filming this, I will treasure this forever.🤳🏼👩‍👧

A post shared by Maya Vorderstrasse (@mayavorderstrasse) on

Mientras veía detrás de la cámara, Tim está llorando como nunca antes lo había visto llorar, un llanto profundo. Yo era su lugar seguro y espero que ella siga viéndome de esa manera. A solo un mes de su segundo cumpleaños, ella finalmente tiene una cama en la habitación que comparte con su hermana“.

“Le compramos su primera cama, usamos todas las distracciones que se nos ocurrieron para mantener su mente alejada de eso. Tim se ha encargado por completo de la hora de dormir, incluyendo cuando ellas se despiertan por las noches. Estamos en el tercer día y cada vez es más fácil. La culpa que siento por no ponerla a dormir yo misma es tan intensa y no puedo esperar a volver a hacerlo cuando deje de pedir que le amamante”.

Cerrar un capítulo es difícil, pero estoy esperanzada de que esta nueva etapa en nuestras vidas también será especial a su propia manera. A través de esta maduración, no solamente ella será más independiente, yo también tendré un muy merecido descanso”.

Cuando la desteté por última vez, le dije llorando a Tim “Hice mi mejor esfuerzo”. Él me abrazó y me dijo: “No, hiciste LO mejor, porque le diste todo”. Amo mi familia y estoy muy agradecida por tener momentos especiales e inolvidables como éstos”.

La publicación de Maya acumula más de 50.000 me gusta y casi 5.000 comentarios en línea, y no ha recibido más que elogios tanto por haberle dado lo mejor a su hija, como por haber recogido momentos tan conmovedores que emocionan hasta las lágrimas.

Dejar de dar de lactar puede ser una experiencia que trae muchos sentimientos, comparte esta noticia con todos tus amigos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!