Los vecinos dejan a una niña de 5 años devastada con su reacción a su homenaje a los sanitarios

Desde hace un par de meses, el mundo entero ha cobrado conciencia sobre el arduo trabajo que realizan los empleados del sector salud. El Reino Unido, al igual que muchos países, ha sufrido ante los estragos del coronavirus.

Los médicos y enfermeras realizan exigentes turnos de trabajo para poder ayudar a todos los que llegan al hospital y brindarles una oportunidad para continuar con su vida.

Hasta ahora se han confirmado más de 160 mil casos de coronavirus en el Reino Unido.

Los profesionales de la salud se encuentran sometidos a una gran presión así que muchos han decidido hacerles pequeños homenajes para agradecer todo lo que han hecho.

Es por esto que una pequeña llamada Sophie Gray decidió dibujar un hermoso arcoíris con tiza en la pared de su casa para demostrar que ella también se sentía muy agradecida con los médicos.

En Reino Unido se ha popularizado el arcoíris como un símbolo agradecimiento a los trabajadores de la salud.

Sophie dibujó el arcoíris con la ayuda de su mamá, Sam. Parecía una idea maravillosa para ocuparse durante la cuarentena y además ayudar a crear conciencia sobre la importancia de valorar el trabajo de los demás.

Sophie apenas tiene 5 años de edad.

Para muchos, el resultado fue conmovedor pero algunos vecinos simplemente no estaban de acuerdo. Sam nunca pensó que algo como eso podía despertar un enorme debate entre todos los vecinos.

Un par de días después recibió una llamada del dueño del edificio y de las autoridades exigiéndole que quitara el dibujo de su hija.

“No había terminado de despertarme cuando me llamó un agente de la inmobiliaria. Dijo que entendía por qué lo habíamos hecho, pero que había que quitarlo de inmediato”, explicó Sam.

La familia se dispuso a hablar con algunos vecinos para saber si realmente alguien se había molestado con lo sucedido.

Todos le aseguraron que no tenían problema alguno con el lindo arcoíris de Sophie. Sin embargo, se trata de una zona en donde viven muchas personas y cualquiera podría haber realizado una denuncia ante la inmobiliaria.

Tu vida tiene que ser muy triste para que te quejes de un dibujo hecho con tiza”, se lamentó Sam.

La familia no tuvo otra opción que borrar el arcoíris de la pared. Algunos vecinos han decidido mostrar su apoyo a la pequeña Sophie y están buscando las tizas necesarias para volver a realizar el homenaje.

De hecho, Sam recibió otra llamada de las autoridades asegurándole que no había problema y que podía dejarlo. Sin embargo, ya era demasiado tarde y lo había quitado por completo.

¿Qué opinas del dibujo de Sophie? Cuéntanos tu opinión y comparte esta nota que ha dado tanto de qué hablar en las redes.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!