Los médicos investigan la muerte de 5 niños con una afección inflamatoria vinculada al COVID-19

Funcionarios de la salud están alarmados ante la posibilidad de un nuevo síndrome inflamatorio pediátrico que estaría vinculado a la pandemia del COVID-19. Aunque al principio se pensó que los niños estaban exentos a contraer el virus mortal, las evidencias muestran que ellos son igualmente vulnerables ante el coronavirus.

En la ciudad de Nueva York los médicos están especialmente angustiados ante 85 casos de un raro síndrome respiratorio que ya ha causado al menos 5 muertes y que está relacionado con el COVID-19, según anunció el gobernador Andrew Cuomo en una conferencia de prensa el domingo pasado.

«Este es un problema que la gente debe tener en cuenta. Esto no se presenta como un caso normal de COVID, los casos de coronavirus tienden a ser respiratorios, esto se presenta como una inflamación de los vasos sanguíneos, a veces inflamación del corazón», dijo Cuomo.

El gobernador también informó que los niños pequeños o de edad escolar son los más afectados. 

Los síntomas similares a los observados en la enfermedad de Kawasaki y el síndrome de choque tóxico. El niño puede presentar fiebre persistente, erupción cutánea, dolor abdominal y vómitos. 

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, también expresó preocupación pues hasta el domingo al menos 38 niños más habían ingresados al hospital con el raro síndrome y otros tres pequeños cuyos diagnósticos esperaban confirmar en esta semana.

Autoridades sanitarias investigan 85 casos de la enfermedad pediátrica, uno de los afectados es Jayden Hardowar de 8 años.

Los niños ingresan a los hospitales con un «estado inflamatorio multisistema», el cual refiere a la sobreproducción de citoquinas. Esta condición también es conocida como tormenta de citoquinas, en referencia a la reacción exagerada del sistema inmunitario del cuerpo.

La pequeña Juliet daly, de 12 años, de Lousiana, fue ingresada al hospital tras presentar síntomas del raro síndrome.

Hasta el momento, el 47% de los pequeños pacientes que presentan la enfermedad también han dado positivo al COVID-19 y el 81% por ciento tenía anticuerpos, lo que indica que en algún momento estuvieron expuestos al virus.

Por esa razón se cree que pueden estar vinculados, aunque la sobreproducción de citoquinas también ocurre en enfermedades como el ébola y en ambos casos el cuerpo entra en shock.

Los casos de enfermedades inflamatorias raras y potencialmente mortales en niños asociadas con la exposición a COVID-19 se informaron por primera vez en Gran Bretaña, Italia y España. Pero ahora, el sistema de salud neoyorquino está alarmado ante los nuevos casos e intentan advertir a los médicos de todos los estados.

Esta nueva consecuencia del coronavirus ha sido denominada como «Síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico potencialmente asociado con COVID-19».

Mientras se recopila mayor información sobre este trastorno se pide a los padres que busquen atención médica de inmediato, en caso de que sus hijos presenten algún síntoma.

A la pequeña Josie Paskvan de 9 añitos se le diagnostico la enfermedad el pasado día jueves, en Michigan.

Este síndrome puede pueden atacar múltiples órganos, dañar la función cardíaca, debilitar las arterias cardíacas y ya ha cobrado a su primera víctima, un pequeño de sólo 5 años.

Por ese motivo, el personal de salud en Nueva York está ayudando a desarrollar criterios nacionales para identificar y responder al síndrome a pedido de los Centros para el Control de Enfermedades a nivel nacional.

Es lamentable que en medio de tanta angustia ahora los niños resulten especialmente vulnerables, comparte esta noticia y ayúdanos a multiplicar la información. Es importante prevenir a otros padres de familia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!