Lo acusan por alterar la historia clínica de su esposa para quedarse con la custodia de su hija

Esta historia nos muestra un caso que, tristemente no se trata de una película o una novela, sino de una realidad que se repite a lo largo y ancho del mundo. Se trata de un hombre que se aprovechó de su profesión para satisfacer intereses personales y perjudicar a otro.

Este médico identificado como Sergio H.S. alteró la historia clínica de su esposa con el objetivo de ir en contra de ella y para quedarse con la custodia de su hija. Por suerte esta patraña se descubrió justo a tiempo.

Sergio, quien podría ir varios años a prisión, incluyó supuestas patologías como narcisismo y trastorno de la personalidad en informes los médicos correspondientes a la madre de su hija.

La Fiscalía española está pidiendo seis años de cárcel y diez de inhabilitación para ejercer contra de este médico del Servicio Canario de la Salud tras ser acusado de alterar la historia clínica de quien fue su esposa para obtener la custodia de la hija de ambos durante el proceso de divorcio.

En la vista oral del juicio que se celebra en la sección primera de la Audiencia de Las Palmas, el Ministerio Público defenderá que el acusado, quien está separado de hecho de la mujer que fue su esposa, se aprovechó de su condición de empleado público y de su posibilidad de acceder a la base de datos de las historias clínicas de la familia.

Sergio sin el consentimiento, ni el conocimiento de su ex-esposa entró repetidamente en la base de datos de los pacientes para alterar el historial clínico de la madre de su hija. Lo hizo con la intención de cambiar la información de su diagnóstico y usarla en su contra y quitarle el derecho de la custodia de la niña.

Este médico cometió el presunto delito contra la intimidad, junto a otro de falsificación documental para usar ese historial modificado como una supuesta prueba en su proceso de separación.

Este documento modificado sería usado con un contenido que le resultara favorable en el contencioso que mantenía con su esposa respecto de la guarda y custodia de la hija que nació en la unión de ambos, afirma el fiscal en sus conclusiones provisionales.

Entre las dolencias o patologías que este médico de familia incluyó en el historial clínico de su esposa, que no era paciente suya, figuraron cervicalgia, personalidad narcisista o trastorno esquizoide de la personalidad, unos diagnósticos que aportó, a finales de 2015, al procedimiento contencioso de divorcio que tramitaba el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Las Palmas de Gran Canaria.

Además de los seis años de cárcel y los diez de inhabilitación como sanitario, el fiscal pide que el acusado abone una multa de 10.800 euros y el costo del juicio.

Esperamos que el peso de la ley caiga sobre este hombre que abusó claramente de su profesión para perjudicar s su ex esposa y a su propia hija. Comparte esta polémica noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!