Lo abandonaron en un basurero cuando era un niño y luchó hasta convertirse en multimillonario

Cuando era tan solo un bebé recién nacido, Freddie Figgers fue dejado en un basurero por sus padres biológicos. Comenzar la vida de una manera tan desgarradora es algo que lo marcó para siempre, pero hoy en día se ha convertido en un hombre talentoso que trabaja sin descanso para ayudar a los demás.

Freddy ha vivido toda su vida en Florida, Estados Unidos.

Pasó sus primeros años en una casa de acogida y cuando ya había perdido toda esperanza de conseguir una familia, conoció a sus padres adoptivos: Nathan y Betty Figgers.

Gracias al amor de sus padres, Freddie contó con el apoyo necesario y descubrió su pasión por la tecnología. A los 10 años ya era todo un experto en la reparación de computadoras y con tan sólo 12 años consiguió su primer trabajo.

Actualmente Freddie tiene 30 años de edad.

Desde entonces, Freddie tuvo una meta muy clara. Quería ser su propio jefe y tener una gran empresa de tecnología que hiciera la vida de los demás mucho más fácil.

Decidió abandonar sus estudios y trabajó arduamente en lo que mejor sabía hacer. Hoy en día los resultados son todo un éxito. Freddie es el dueño de las empresas Figgers Communications y Figgers Wireless.

Se estima que sus empresas tienen valor cercano a los 60 millones de dólares.

Ha recorrido un gran camino pero jamás ha olvidado su meta principal: ayudar a quienes más lo necesitan.

Hoy en día, su padre sufre Alzheimer y se ha convertido en su principal inspiración. Freddie se las ingenió para diseñar zapatos con GPS e intercomunicadores. Ahora, a pesar de tener una agenda tan apretada puede mantenerse en contacto todo el tiempo con el amoroso padre que le salvó la vida.

Hasta ahora Freddie ha patentado cuatro inventos.

Pero todavía tiene mucho más para dar. Actualmente su compañía se encuentra trabajando un dispositivo que monitorea constantemente los niveles de azúcar de los pacientes diabéticos.

De esta manera, les recuerda cuándo tiene que tomar su medicación y se mantienen mucho más saludables. La idea es que todos estos maravillosos inventos sean de fácil acceso para todo el mundo.

“No los queremos vender a una empresa de salud. Queremos dar soluciones a las que todos tengan acceso”.

No hay duda de que Freddie es una verdadera inspiración. Su vida comenzó de la manera más dura posible pero ha logrado aprovechar todo el amor y apoyo que consiguió en el camino. Hoy en día no hace más que trabajar para hacer del mundo un lugar mejor.

¿Qué opinas de esta increíble transformación? Comparte esta nota para celebrar los grandes logros de Freddie.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!