Llora al ver el sol nuevamente tras pasar 3 años en la cárcel por un error judicial

Un error judicial puede causar daños irreparables en la vida de cualquier persona. Sobre abogados, jueces, oficiales recae el futuro de los ciudadanos y en ocasiones no se toman las mejores decisiones.

Tal ha sido el caso de un músico en Brasil que tras 3 años tras las rejas ha logrado demostrar su inocencia, después de verse involucrado en una investigación dudosa y con diferentes deficiencias.

Bernardo Vando dos Santos vio nuevamente la luz del sol el pasado 13 de marzo, cuando se le restituyó su derecho a una libertad plena pues era inocente del delito del cual se le acusaba. Su historia no deja de ser desafortunada y penosa.

Honrado y humilde, hace años que Vando se dedicaba a la música de forma profesional hasta que un conflicto en un bar lo enviara a prisión. Un robo ocurrido en Barra da Tijuca, Zona Oeste de Río en el 2017 condujeron a dos Santos a su enfrentamiento con la justicia.

Una escueta investigación lo ubicaba en el lugar en el momento del atraco, pese a que esa misma noche se encontraba tocando en un bar de Nova Iguaçu, en Baixada Fluminense.

El reconocimiento fotográfico de testigos sería la prueba que envió a este músico tras las rejas a pesar de no haber tenido nada que ver.

La policía civil no investigó lo suficiente y el argumento del abogado de Vando no fue tomado en cuenta, nadie creyó la historia de que había estado en otro bar esa noche y, pese a ser cierta, fue tomada como una coartada.

Desde octubre del año pasado se abrió nuevamente el caso y tras una investigación más rigurosa se concluyó que el hombre era inocente. Tres años de su vida malgastados tras las rejas, mientras que el verdadero autor del delito continuaba en libertad. 

Este error del sistema cambió para siempre la vida del músico, pero no por eso perdió la alegría que siempre lo había caracterizado.

En imágenes realmente emotivas quedó registrado el momento justo en que Vando dos Santos logró salir a la calle después de tantos días de encierro. Su emoción no le cabía en el pecho y con los brazos extendidos, parece agradecerle a Dios por ser nuevamente un hombre libre.

Por su parte, en un comunicado de la Policía Civil se reconoció la equivocación e instaron a los investigadores a tomar el reconocimiento fotográfico como una prueba importante pero no por eso concluyente en algunos casos. 

Nos unimos a la alegría que embarga a este músico, quien a partir de ahora le toca volver a empezar. Comparte su emotiva historia y envíale tus mejores palabras de aliento.