Desafía las normas impuestas por los organizadores del concierto y el público lo aplaude de pie

El cantante Vince Gill, nació en Oklahoma en 1957, tiene más de cuatro décadas de exitosa carrera, es el artista que más premios Grammy ha recibido en el género de música country, muy popular en algunas regiones de Estados Unidos.

Con más de 20 álbumes, fue incluido en el Salón de la Fama de la Música Country en el año 2007, en los últimos años ha interpretado canciones dedicadas a la religión incluyendo música gospel en sus producciones discográficas.

Recientemente, protagonizó una escena controversial que ha generado muchos comentarios en la opinión pública y en las redes sociales.

Vince fue convocado para cantar en el legendario escenario de Grand Ole Por, en Tennessee, con la banda “Little Big Town”.

Se trata de un evento que se celebra en Nashville, un concierto de música country realizado una vez por semana. La programación de este espectáculo obedece a una tradición cultural que nació en 1925.

Pero los encargados del evento establecieron una condición para su actuación, le aclararon que tenía prohibido interpretar cualquier canción que hablara sobre Jesús. Era muy extraño para el artista tener una limitante de este tipo que coartaba su libertad de ofrecerle al público el tema que quisiera sobre el escenario.

El cantante está acostumbrado a incluir música gospel en sus conciertos, y simplemente se rehusó a seguir la instrucción que le dieron, consideró que infringía su ética profesional acatar la orden.

Pudo acatar la regla establecida por los organizadores del evento, pero cantó: “Why Me Lord”, una canción que escribió Kris Kristofferson en 1972. El tema ha sido interpretado por grandes estrellas como Elvis Presley y Jhonny Cash.

Cuando Vince interpretó el emblemático tema el público le ofreció una gran ovación, lo aplaudieron de pie por atreverse a romper las normas regalándoles una canción tan emotiva.

Para él era más importante profesar su fe y conservar la esencia por la que sus seguidores lo admiraban que apegarse a una regla que vulneraba su libertad de expresión como persona y como artista. En pleno concierto desafió la ley cantando un tema religioso aun en contra de quienes lo convocaron.

Muchos usuarios de las redes han condenado a quienes le prohibieron a este artista cantar los temas que quisiera sin ningún tipo de restricción para complacer a los asistentes con su talento.

Por eso sus fans estallaron en aplausos apoyando al artista. El hecho ha generado miles de reacciones en las redes, no te vayas sin compartirlo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!