Le diagnostican un virus estomacal a una niña de 5 años y pierde la vida

Kaysiah Williams, de 5 años, tenía intensos dolores abdominales así que su madre la trasladó a hospital para que recibiera atención médica. Le diagnosticaron un virus estomacal común, pero lamentablemente falleció poco después a causa de una enfermedad cardíaca.

El hecho que enlutó a esta familia originaria de Wandsworth, Londres, ocurrió en el año 2018, los padres de Kaysiah denunciaron ante las autoridades al personal médico que la diagnosticó erróneamente.

Aseguran que si en urgencias le hubieran ofrecido la atención adecuada ella estaría viva. En mayo del año pasado fue atendida por el doctor Neel Basudev, médico de cabecera, quien le diagnosticó gastroenteritis viral, le administró el tratamiento y recomendó a los padres mantenerla hidratada.

Esa enfermedad puede producirse por consumir alimentos y bebidas contaminadas o por estar en contacto con una persona infectada, es muy común y no suele tener complicaciones, aunque pueden presentarlas pacientes con el sistema inmunológico muy vulnerable.

Los síntomas de la gastroenteritis son: dolor estomacal, fiebre, dolor muscular, debilidad, diarrea y vómitos.

Apenas cuatro días después del diagnóstico, Kaysiah se despertó gritando del dolor, tenía frío y muchas dificultades para respirar, además, había vomitado varias veces. Su madre, quien estaba a punto de dar a luz llamó a emergencias para pedir una ambulancia.

La remitieron al National Health Service (NHS), donde le dijeron que la situación de su hija no era una emergencia y que no enviarían una ambulancia, que debía llevarla al hospital.

Después de una hora Kaysiah llegó al Evelina Children’s Hospital, en Londres donde falleció de un paro cardíaco rodeada de un equipo médico de reanimación.

Los médicos forenses determinaron que sufrió una miocarditis, una inflamación del corazón causada en la mayoría de los casos por un virus, además, descubrieron que tenía una infección por estreptococos.

Caroline Cross, médico forense a cargo del caso, determinó que Williams podría tener una linfadenitis mesenténica que podría haberle causado el dolor estomacal.

La miocarditis es una rara enfermedad cardíaca que afecta a uno de cada 100.000 niños. Aunque el caso de Kaysiah era más raro porque solamente un 20% de los pacientes sienten dolor abdominal.

Las infecciones causadas por adenovirus o Coxsackie B dañan las fibras que conducen los pulsos eléctricos del corazón o el músculo cardíaco. El paciente percibe dolor en el pecho, retención de líquidos, fatiga y síntomas similares a los de una gripe además de diarrea.

También, causa aceleración en el ritmo cardíaco.

Generalmente, la miocarditis se supera sin complicaciones, aunque puede causar arritmias cardíacas graves como la que sufrió Kaysiah.

Según las autoridades, el pronóstico de la niña era devastador e irreversible. Aseguran que el error del médico de cabecera no interfirió en su enfermedad cardíaca y que si hubiese sido traslada en ambulancia al hospital el resultado sería el mismo por la gravedad de su estado.

El pasado 30 de julio se conoció el resultado de la investigación de este caso, el juez dictaminó a favor de los servicios de emergencia.

Windsome Williams, la abuela de la menor, advirtió a otros padres a no llamar a los números de emergencia del Reino Unido.

“Tendrán que terminar trasladándose ustedes al hospital, será una pérdida de tiempo. Nadie quiere asumir la responsabilidad y están tratándonos injustamente”, declaró la señora.

La familia de Kaysiah, creó un perfil en Facebook para rendirle homenaje a la pequeña, han compartido imágenes y un vídeo del último adiós que le ofrecieron elevando globos blancos y rosas al cielo.

You will never be forgotten, rest well our sweet angel.

Publiée par Kaysiah Williams S.I.P Princess 07/08/2012-01/06/2018 sur Samedi 1 juin 2019

En medio del profundo dolor que los embarga, los padres de la pequeña quieren que a través de su experiencia otros puedan prevenir. Compartamos su mensaje.

¿Te gustó?
Etiquetas:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!