Le canta a su mamá por última vez mientras ella moría por Covid en la habitación de al lado

Muchos hijos darían lo que fuera por sus padres, y cuando piensan que les queda poco tiempo en esta tierra, entonces el amor los lleva a hacer cosas impensables.

Dean Mc Caw no lo pensó dos veces cuando su mamá de 48 años luchaba por su vida a causa de Covid-19 en el hospital.

Kelli Mc Caw fue llevada en ambulancia de emergencia por complicaciones derivadas del coronavirus

Así que el joven, de Galgorm, Irlanda, decidió grabar canciones de su propia voz para su madre, con la esperanza de que escuchándolas se reanimaría y con suerte, volvería a casa.

Él sólo quería que su madre supiera cuánto la amaba y la necesitaba.

Pero cuando ella se subió a esa ambulancia, su esposo Stephen nunca imaginó que el COVID-19 acabaría con su vida.

«Sus palabras al salir por la puerta fueron ‘Te amo'», dijo su marido devastado.

Stephen y Kelli fueron novios de la infancia y habían estado casados ​​durante 26 años.

Tristemente, la mujer no logró ver de nuevo a su esposo ni a su hijo de 24 años. Así que Dean decidió publicar en línea las canciones, para que así Kelli las escuchara y no dejara de luchar.

La familia no perdía la fe, pero repentinamente su salud se deterioró mucho más rápido de lo que imaginaron.

«Pasó de tener el oxígeno nasal estándar a la mascarilla facial completa en 24 horas y 48 horas después de eso, fue enviada a cuidados intensivos», contó el esposo de Kelli.​

Los médicos dijeron que el virus había «devastado su cuerpo». Los momentos finales para Kelli eran inminentes. Fue así que como un detalle con la familia, decidieron trasladarlos a una habitación junto a la mujer, y les concedieron una última videollamada para que pudieran despedirse.

«Mi madre ya estaba en la UCI, no podíamos tener llamadas telefónicas con ella porque estaba sedada, pero nos aseguraron que podía escucharnos. Sólo quería que mamá escuchara mi voz «, dijo Dean a los medios locales.

Ese será un momento agridulce que jamás olvidará. Estaba muy feliz de poder cantarle directamente a su madre, pero su corazón estaba destrozado por dentro al saber que sería la última vez que gozaría de su presencia.

«Oramos con ella, le dijimos que la amamos, hablamos de recuerdos y luego le leí el Salmo 46. Justo cuando terminé el pasaje, el médico dijo que el corazón de mamá se había detenido, así que lo último que escuchó fue ‘quédate quieta y sé que soy Dios'», contó Dean.

Kelli falleció después de un mes de permanecer ingresada en el hospital

Padecía de una artritis reumatoide bastante controlada, pero fuer a de eso no tenía ninguna otra enfermedad subyacente.

Luchando por contener las lágrimas, en una entrevista Stephen la describió como «una esposa increíble, una madre increíble y una amiga muy leal».

Su familia ha decidido difundir su historia para crear conciencia, pidiendo cuidar a los que amamos. Muchos pacientes ingresan a causa del virus, pero no saben a ciencia cierta si saldrán, ni si podrán despedirse.

Comparte esta noticia como un homenaje a esta familia que llora la partida de Kelli. Y no dejemos de decirles a nuestros queridos cuánto los amamos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!