Las primeras palabras del niño de 5 años que sobrevivió tras 24 horas perdido en el desierto

Benjamín Sánchez, de 5 años, pasó 24 horas desaparecido en San Juan, en Argentina, logró sobrevivir a altas temperaturas mientras estuvo perdido en el desierto El Salado y Las Salinas.

El pasado domingo desapareció después de las cuatro de la tarde, pasó la noche completamente solo, sin alimentos, hidratación ni abrigo.

Afortunadamente fue hallado con vida, se había refugiado debajo de un arbusto buscando protección.

Cuando Benjamín se perdió estaba con su familia disfrutando un paseo, a unos 30 kilómetros al norte de la capital de la provincia de San Juan, en la tarde el grupo familiar se sentó a descansar y a tomar mate cuando el pequeño se separó de ellos y entró en un desierto lleno de matorrales y espinos.

El área, que parece ser un laberinto, era de difícil acceso, sin embargo, el menor se metió entre los arbustos y su familia lo perdió de vista.

“Se escapó corriendo de donde estábamos, como hace siempre. Cuando la madre lo fue a buscar, él seguía corriendo, creyendo que era un juego, hasta que se metió entre los cactus, los arbustos y las pencas y desapareció”, contó Victoria, una de las hermanas de Benjamín.

De inmediato iniciaron un operativo de búsqueda, durante toda la noche más de 250 personas se dedicaron a dar con el paradero del niño, incluyendo a Alberto “Puchi” Ontiveros, un piloto de Dakar.

“Durante la noche y la madrugada fueron los momentos más duros. Obviamente nadie dormía, trataba de no pensar en Benja. Hacía un frío terrible y él estaba solo con una camiseta, seguramente helado y con miedo. Además, ahí todo es seco, no hay ni un arroyo ni nada. No podía tomar agua en ningún lado. Lo vuelvo a pensar y me da un escalofrío por la espalda”, agregó la hermana del niño.

Afortunadamente fue hallado aproximadamente a 21 kilómetros de donde se perdió después de permanecer durante 24 horas perdido. Lo trasladaron de inmediato al hospital Rawson donde recibió atención médica y comprobaron que sufría una leve deshidratación, tenía rasguños en la piel.

El menor caminó y corrió 21 kilómetros de distancia mientras estuvo perdido.

Después de ser rescatado conversó con su familia y entre sus primeras impresiones dijo: “El hombre de la bolsa no es tan malo”, refiriéndose al personaje de una leyenda urbana conocida en su país y haciendo alusión a que lo había cuidado.

Desde el hospital ofreció un saludo y besos a su abuela, familiares y a los rescatistas como un gesto de agradecimiento.

Benjamín relató que intentó dormir en la noche pero que no pudo lograrlo porque las piedras en las que podría apoyarse estaban muy duras, dijo que escuchaba cómo lo llamaban y levantaba los brazos, pero no lo veían. “Fue una noche terrorífica”, dijo el pequeño.

Además, dijo que le dolía el corazón al no poder encontrar a su familia al mismo tiempo que escuchaba cómo gritaban su nombre con desespero.

El martes los médicos le dieron el alta, y regresó a casa con su familia. Su madre declaró ante los medios de comunicación explicando que Benjamín tiene dificultades para caminar por tener contracturas musculares, pero asegura que está en buen estado de salud.

TN

El niño expresó su alegría al regresar a su casa donde le esperan sus mascotas, dos perros y dos gatas.

En los próximos días deberá ser sometido nuevamente a chequeos médicos de rutina, su familia celebra que logró salir ileso de tan peligrosa experiencia. Comparte este feliz desenlace.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!