La obligan a ponerse una camiseta antes de abordar el vuelo porque su escote era «ofensivo»

Lamentablemente, a pesar de los esfuerzos de la sociedad por promover la igualdad y el respeto, se producen muchas situaciones en las que prevalece la discriminación injustificada.

Tal como la que vivió una mujer de Estados Unidos que sufrió un trato discriminatorio de parte del personal de la aerolínea Southwest Airlines, y todo por su vestimenta.

En sus redes sociales, Kayla Eubanks, publicó un reclamo hacia quienes la obligaron a usar una camiseta en pleno vuelo alegando que su escote era “obsceno y ofensivo”.

El hecho sucedió en el Aeropuerto LaGuardia en Nueva York el pasado 06 de octubre. Cuando iba a abordar el avión para viajar a Chicago, se lo prohibieron, le dijeron que no podía permanecer en el avión con una blusa sin mangas y con escote.

Los trabajadores de la aerolínea le dijeron a la joven de 22 años que estaba infringiendo su código de vestimenta, describieron su escote como “lascivo, obsceno y ofensivo”.

Kayla explicó que generalmente usa camisetas y sudaderas, en Chicago la temperatura era de 25 grados. “Además, era un trayecto corto”.

A través de un hilo de mensajes en su perfil de Twitter, ella relató lo sucedido. Explicó que desde que dejó su equipaje sufrió un incómodo momento cuando no le dejaron entrar al avión.

“Al principio me sorprendió, después me molestó mucho porque esto es discriminatorio”, dijo Kayla.

Kayla logró abordar el avión con la condición de que usara una camiseta que le entregó el personal de la aerolínea.

Además, sobre su busto, alegó: “Literalmente no puedo quitármelos, soy una mujer y son míos, no puedo dejarlos en casa, no puedo separarlos. Así que para que me digan que mi parte del cuerpo es ofensiva, ¡no!”

La publicación de Kayla causó tanto revuelo en las redes que la aerolínea Southwest Airlines, emitió un comunicado sobre el caso informando que le habían ofrecido una disculpa a la joven. Asimismo, explicaron que le reembolsaron el costo de su boleto aéreo como “un gesto de buena voluntad”.

Pero Kayla asegura que lo que le hicieron le pareció totalmente descabellado. “Parecía que todo lo que estaba sucediendo se basaba en prejuicios personales, y simplemente no siento que eso sea apropiado”.

Aunque la aerolínea se disculpó y le reembolsaron el boleto, para ella esa no era la solución adecuada.

“Creo que necesitan actualizar la política. No debería ser discriminatoria. Creo que, como mujer, específicamente una mujer de color, mi cuerpo está constantemente vigilado y eso no es justo”, resaltó Kayla.

También explicó que no era aceptable que medidas como las que aplicaron estén sujetas a la interpretación subjetiva de los empleados de la aerolínea.

Sus mensajes han recibido numerosas muestras de apoyo de parte de quienes intentan alzar su voz a favor de la igualdad, el respeto y la tolerancia. Comparte esta noticia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!