La madre de 10 hijos muere de COVID-19 durante su último embarazo – «Acabó con ella en días»

Ashley Bennet y su esposo siempre habían soñado con tener una enorme familia. Hace unos meses, la pareja se encontraba en la dulce espera de su bebé número 10 y no cabían en sí de alegría.

Ashley tenía grandes planes para su familia y estaba realizando un curso para convertirse en Directora de un tanatorio.

Lamentablemente, todo se vio bruscamente interrumpido cuando el coronavirus comenzó a propagarse entre todos los miembros de la numerosa familia.

Los primeros en mostrar los síntomas fueron Ashley y su esposo, Darryl. Ninguno de ellos tenía una condición de salud preexistente, pero temían que el embarazo de Ashley se viese afectado por el coronavirus.

Ashley se dispuso a seguir las instrucciones de los médicos y guardó reposo pero de un día para otro su salud se encontraba terriblemente afectada.

“En Darryl y Ashley, el virus se convirtió automáticamente en bronquitis. Su condición empeoraba drásticamente”, dijo Courtney Bucknam, la hermana de Ashley.

La madre de 36 años fue hospitalizada, y sufrió un coágulo de sangre que le provocó un derrame cerebral. Su situación era muy delicada y en vísperas de año nuevo el equipo médico tomó la decisión de realizar una cesárea de emergencia.

Fue así como nació la hermosa bebé Eliza, pero su madre nunca llegó a sostenerla en sus brazos. Ashley perdió la vida una semana después de la cesárea debido a complicaciones del coronavirus.

“Si hay algo que podemos aprender de todo esto es que el coronavirus es algo serio. El virus acabó con ella en días”, dijo Courtney.

Después de pasar muchos días luchando también por su vida, Darryl fue dado de alta y recibió la terrible noticia de que había perdido a su esposa. Ashley ha dejado atrás a 10 hijos entre 18 años de edad y un par de semanas de vida.

La familia entera se encuentra destrozada ante la inesperada pérdida de quien era su columna vertebral. Courtney se encuentra reuniendo fondos para apoyar a todos sus sobrinos en estos momentos tan difíciles.

“Ella era una persona maravillosa”, dijo su hermana.

La pequeña Eliza se encuentra sana y salva y ha recibido muchísimo amor por parte de todos sus hermanos, especialmente de Julie. No hay dudas de que cuando esta pequeña crezca, escuchará maravillosas historias sobre el enorme corazón que tenía su madre.

Acompañamos a la familia de Ashley en estos momentos tan difíciles.  Comparte este caso para dar a conocer la situación de estos niños y apoyarlos tras la partida de Ashley.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!